Nuevas vallasy docenas de cámaras de seguridad adicionales se han instalado en el puerto francés
Nuevas vallasy docenas de cámaras de seguridad adicionales se han instalado en el puerto francés - efe
Eurotúnel

Finalizada la valla de Calais para frenar la crisis migratoria que toca a las puertas de Londres

Los inmigrantes que viven actualmente en un campamento improvisado cercano están construyendo casas, tiendas, una mezquita y un centro de telecomunicaciones

Actualizado:

Nuevas vallas equipadas con alambre de espino y docenas de cámaras de seguridad adicionales se han instalado hoy en Calais para poder frenar desde Francia a los inmigrantes que tratan de llegar al Reino Unido a través del Eurotúnel.

Por su parte, unos 3.500 inmigrantes que viven actualmente cerca de Calais han intentado convertir el campamento improvisado en un asentamiento permanente mediante la construcción de casas, tiendas, una mezquita y un centro de telecomunicaciones.

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, François Hollande, lo habían acordado el pasado viernes tras la crisis desatada en el puerto francés. Los dos líderes expresaron su preocupación por los actuales «retos de seguridad» y reiteraron su compromiso de «seguir trabajando juntos para abordar los problemas que plantea la inmigración ilegal».

El Gobierno francés ha enviado 120 agentes de policía para reforzar la seguridad en la zona, mientras que Londres hbía anunciado en un comunicado la inversión de 7 millones de libras (unos 10 millones de euros) en la construcción de un área de protección para camiones con destino al Reino Unido y la construcción en Coquelles de una valla de seguridad más fuerte.

La noticia llega cuando se han puesto de manifiesto las multas expedidas a los transportistas que viajan a Gran Bretaña desde Francia con los inmigrantes indocumentados en sus camiones. Se calcula que se han multiplicado por tres estos incidentes en los últimos años.

Actualmente hay unas 5.000 personas durmiendo a la intemperie en Calais esperando su oportunidad para cruzar al Reino Unido, donde intentarán solicitar asilo o desaparecer en la economía oculta del trabajo de obra barata.

Se trata de hombres y mujeres procedentes mayormente de Eritrea, Níger y Sudán que recorren el largo camino hasta Calais, donde intentan montarse en camiones o trenes con dirección al Reino Unido, donde si lo logran son carne de cañón para los traficantes de personas procedentes de Francia, así como del Reino Unido, que generan mucho dinero con ellos.