La cadena de errores que desencadenaron el hundimiento del ferry de Corea del Sur

La cadena de errores que desencadenaron el hundimiento del ferry de Corea del Sur

El capitán no estaba en el puente de mando, un giro «brusco», o la velocidad a la que iba, alguno de los factores clave

Actualizado:

Con 146 metros de eslora, 22 de ancho y casi 7.000 toneladas de peso, el Sewol tenía capacidad para 921 pasajeros, 180 vehículos y 152 contenedores. Su naufragio, mientras se dirigía la popular isla turística de Jeju desde el puerto de Incheon, es el peor desastre marítimo en Corea del Sur desde 1993, cuando se hundió el barco «Seohae» y perecieron 292 de sus 362 pasajeros.

A día de hoy, una semana después de la tragedia, en el interior del ferry aún quedan 238 pasajeros cuyos cadáveres no han sido recuperados, pero, ¿qué pasó para que se desencadenaran el fatal desenlace?

El capitán no estaba en el puente de mando

De momento la causa del naufragio sigue sin conocerse y lo único que ha quedado claro es que el capitán no se encontraba en el puesto de mando cuando el buque empezó a escorarse.

«No estoy seguro de dónde estaba el capitán antes del accidente. Sin embargo, justo después de que se produjera, le vi volviendo deprisa al puente de mando delante de mí», ha asegurado Oh Young-seok, uno de los timoneles del barco. «Preguntó con calma cuándo se había escorado el buque e intentó reequilibrarlo».

Por ello, las autoridades surcoreanas han emitido sendas órdenes de arresto contra el capitán del ferry y dos de sus tripulanes.

Giro brusco

Al no encontrarse el capitán en el puesto de mando, su tercer oficial se vio obligado a dirigir el rumbo del «Sewol». Así, uno de los fiscales a cargo de la investigación, Yang Jung-Jin, ha asegurado a los medios de comunicación que éste contaba con poca experiencia y tuvo que guiar el barco a través de un área de muchas islas y con fuertes corrientes, por lo que los investigadores analizan si un giro brusco efectuado por él, fue determinante pare el accidente.

Además, Yang ha explicado que esta persona tiene apenas seis meses de experiencia y nunca había navegado en esta área, por lo que pudo haber respondido con ese giro radical. Yang ha añadido que también se estrá tratando de determinar si el barco iba a una velocidad más alta de lo usual.

Confusión durante la evacuación

Tal y como informa el corresponsal de ABC en Pekín, los investigadores están analizando las comunicaciones de la nave. Entre ellas destacan cientos de mensajes de texto enviados a sus familiares por los pasajeros, a quienes la megafonía del Sewol mandó quedarse quietos donde estaban a pesar de que el barco se iba escorando rápidamente sobre uno de sus lados. Debido a esta orden, casi 300 personas se quedaron atrapadas en el interior y, cuando quisieron huir a la cubierta, ya era tarde porque el transbordador se había inclinado mucho y estaba entrando el agua.

La presidenta surcoreana, Park Geun-Hye, se refirió a este hecho cuando señaló que el capitán, Lee Joon-Seok, «no siguió las órdenes de evacuación de los controladores y se escapó antes que los demás».

Por su parte, Lee habló tras su arresto el sábado y pidió disculpas al pueblo surcoreano, pero defendió su decisión de esperar media hora antes de ordenar la evacuación: «La corriente era demasiado fuerte y el agua estaba muy fría y pensé que si la gente abandonaba el ferry insensatamente, aún con un chaleco salvavidas puesto, o hasta sin él, podían ser arrastradas por las olas y enfrentar muchas otras dificultades», explicó el capitán.