Adly Mansur, presidente por accidente
Adly Mansur será investido hoy al frente del gobierno egipcio - efe

Adly Mansur, presidente por accidente

Mansur fue elegido, por ironías de la historia, por el propio Mursi para encabezar el Constitucional a fines de junio

paula rosas
Actualizado:

El nuevo jefe de Estado egipcio, Adly Mansur, se ha convertido en el epítome de lo que viene a ser un presidente por accidente. Nombrado jefe del Tribunal Constitucional apenas unos días antes de que finalizara el pasado mes de junio, anoche fue designado por las Fuerzas Armadas y con el apoyo de gran parte de la oposición, sustituto del ahora depuesto Mohamed Mursi.

El juez, de 68 años y nombrado paradójicamente por Mohamed Mursi, es prácticamente un desconocido para la opinión pública egipcia, a pesar de haber ocupado la vicepresidencia del tribunal, al que pertenece desde el año 1992. A finales de junio relevó en el cargo a Maher el Beheiri, que había sido presidente de la mayor autoridad judicial egipcia durante 22 años.

«Este es el inicio de un nuevo comienzo para (la revolución del ) 25 de junio, que el pueblo egipcio ha retomado para recuperar su dignidad y libertad», señaló ayer el exsecretario general de la OIEA, Mohamed El Baradei, que representaba a gran parte de las fuerzas políticas laicas, y al que algunos rumores previos al golpe señalaban como posible presidente interino. La hoja de ruta presentada ayer supone, según el Nobel de la Paz, «un paso para la reconciliación nacional».

Al Azhar y coptos

Los dos principales líderes religiosos del país también apoyaron ayer el paso dado por el Ejército tras la presión de la oposición en las calles. El gran jeque de Al Azhar, Ahmed el Tayeb, aseguró que su respaldo a la petición de convocar elecciones presidenciales anticipadas responde al precepto islámico que exige elegir el mal menor, y señaló que la iniciativa podrá «tender puentes» en la sociedad egipcia. Por su parte, el papa copto Teodoro II aseguró que la hoja de ruta consensuada con las Fuerzas Armadas ofrece una «visión política» y ofrecerá seguridad para todos los egipcios.

Poco después del anuncio en la televisión estatal, se cortó la retransmisión de varios canales islamistas que, al parecer, fueron evacuados por la policía.