Carole Middleton junto a sus dos hijas: Catalina y Pippa
Carole Middleton junto a sus dos hijas: Catalina y Pippa - GTRES

El mayor temor de la madre de Catalina de Cambridge, al descubierto

Carole Middleton confiesa algunos detalles sobre su pasado y la infancia de sus hijos

MadridActualizado:

La madre de la duquesa de Cambridge, Carole Middleton, se caracteriza por ser muy prudente a la hora de hablar sobre su familia y su vida privada, por ello sorprende que abra las puertas de su casa para contar los detalles de su infancia y la de sus tres hijos: Catalina (37 años), Pippa (35) y James (31). «Me casé a los 25 años y tuve a la mayor de mis hijos a los 26», reconoce.

La vida de la madre de la mujer del Príncipe Guillermo no siempre fue un camino de rosas: «Mis padres no se podían permitir que yo fuese a la universidad», confiesa Carole en una entrevista concedida a la revista «Hola». Un amplio reportaje en el que cuenta que abandonó el colegio a los 16 años pero pronto le pidió a su padre que le dejara retomar los estudios para terminar el bachillerato.

En 1987, tras vivir unos años en Jordania con motivo del trabajo de su marido y padre de sus hijos, Michael Middleton, volvieron a Reino Unido y montaron una empresa familiar. Y hasta día de hoy, son dueños de «Party Pieces», un negocio más que rentable a través del que venden disfraces y materiales para todo tipo fiestas: «Decidí crear la empresa porque había facturas que pagar y porque tenía la fuerte sensación de que no había logrado nada», se sincera.

Los padres de la duquesa de Cambridge
Los padres de la duquesa de Cambridge - Reuters

Carole Middleton se define como una mujer trabajadora y familiar, algo que ha intentado transmitir en la crianza de sus tres hijos: «Mi mayor temor era perder a mi familia, pero seguimos estando unidos», confiesa para la revista citada anteriormente. El motivo de su turbación no era otro que el miedo a que estos se hicieran mayores.

A la madre de la duquesa no le gusta obtener trato de favor por la posición privilegiada de sus hijas y siempre es muy prudente a la hora de hablar sobre cualquier cosa: «La verdad es que no sé muy bien cómo se me percibe ahora». Carole insiste en que su vida es muy normal «la mayor parte del tiempo».

Carole mantiene una estrecha relación con sus hijas, por lo que participó abiertamente en la organización de sus respectivas bodas. «Uno puede tener todas las ideas del mundo, pero ellas son lo principal. Y no hay que meterse con la lista de invitados», sentencia en la entrevista concedida a «Hola».

Un secreto bien guardado

La suegra del Guillermo de Cambridge cuenta que mantener en secreto el noviazgo de su hija con el Príncipe heredero, antes de que fuera oficial, fue bastante complicado, sin embargo asegura que a la larga, fue la mejor decisión que pudo tomar.