La casa de soltera de Kate y Pippa Middleton sale al mercado

Situada en el barrio londinense de Chelsea, los padres de la Duquesa de Cambridge compraron la propiedad para sus hijas en 2002. Ahora piden más de dos millones de euros por ella

ABC
MadridActualizado:

Antes de convertirse en esposa de Guillermo de Inglaterra, en abril de 2011, era habitual cruzarse con Kate Middleton por las calles de Chelsea, barrio que la actual Duquesa de Cambridge se pateaba a diario en compañía de su hermana Pippa. Durante un tiempo ambas compartieron una casa de solteras en una de las zonas más exclusivas de Londres y que ahora sus padres han sacado la propiedad al mercado por más de dos millones de euros, según «The Sunday Times».

Michael y Carole Middleton, quienes en su día prosperaron con una empresa de eventos, adquirieron una casa de tres habitaciones para sus hijas en el año 2002, cuando ambas eran unas perfectas desconocidas. Entonces desembolsaron 872.000 euros, por lo que si logran vender al precio marcado las ganancias serán cuantiosas.

Lo cierto es que hace tiempo que la casa de Chelsea permanece vacía. Catalina de Cambridge reside con su marido, el Príncipe Guillermo, y sus tres hijos (los Príncipes Jorge, Carlota y Luis) en el complejo de Kensington Palace, donde disponen de 20 habitaciones y vistas a Hyde Park. Mientras que Pippa, casada con el multimillonario James Matthews, acaba de invertir 1,3 millones de euros en reformar su mansión londinense de cinco pisos, gimnasio, sala de cine, ascensor y seis habitaciones.

Mientras tanto, James Middleton, hermano de Catalina y Pippa, en la actualidad reside en Escocia, aunque tiene una casa de siete dormitorios en Berkshire.

Ubicado en una elegante y tranquila calle, la casa de soltera de Catalina de Cambridge se distribuye en tres plantas y dispone de tres luminosas habitaciones, decoradas con muebles tradicionales, alfombras de estilo oriental y cómodos sofás. La cocina, de pequeñas dimensiones, cuenta con muebles de color roble y encimera de mármol negro. Mientras, según relata «The Sunday Times», el espacioso comedor ha sido decorado con cortinas estampadas y muebles más tradicionales, como el espejo dorado a la antigua.

Las paredes están pintadas en tonos neutros por Farrow & Ball o empapeladas por Cord and Hay y buena parte de los muebles son de Peter Jones.