A la izquierda, Heather Locklear arrestada
A la izquierda, Heather Locklear arrestada - GTRES

Heather Locklear, ingresada en un centro de salud mental tras esquivar la cárcel

La actriz fue condenada a cuatro meses de prisión por varios delitos de agresión y alteración del orden público

ABC
MadridActualizado:

Heather Locklear, la actriz de «Melrose Place» y «Dinastía», ha conseguido esquivar la cárcel a pesar de estar acusada de varios delitos y haber sido detenida en dos ocasiones. Sin embargo, no ha conseguido librarse de su ingreso en una clínica, pues la actriz deberá entrar en un centro de salud mental en el que tendrá que permanecer 30 días.

Locklear provoco el año pasado dos incidentes derivados, supuestamente, del consumo de ciertas sustancias que no ha conseguido eliminar de su vida aunque lleva varios años luchando por ello. La actriz fue detenida una primera vez en febrero de 2018 cuando atacó a su pareja y posteriormente a un policía. Su segundo arresto tendría lugar por otro nuevo ataque a un agente que acudió al lugar donde se encontraba Locklear tras recibir una queja de disturbios provocada por el estado de embriaguez de la actriz. Además, también agredió a un miembro del equipo médico de emergencias presente en la detención, según informó el portal estadounidense «TMZ».

Ver esta publicación en Instagram

Getting ready for my close up while on set @beachclubresort #setlife #hollywoodnorth #film

Una publicación compartida de Heather Locklear (@heatherlocklear) el

En cuanto al juicio, Locklear ha declarado que es responsable de los ocho delito menores a los que se enfrentaba. De esta forma su condena ha sido mucho menor puesto que debía ingresar en prisión durante cuatro meses y se ha quedado en 30 días de tratamiento. Si no cumple lo dictado por el juez, la actriz deberá enfrentarse sí o sí a la pena de cárcel. Sin embargo, la estadounidense deberá pasar tres años bajo libertad condicional no supervisada y tendrá prohibido poseer armas, así como tomar alcohol y medicamentos no recetados.

La mujer que dio vida a Amanda Woodward en «Melrose Place», se divorció de su marido hace 10 años, un suceso que le conllevó a problemas de salud como la ansiedad, depresión y adición a los medicamentos, algo que le provocó tener un accidente de coche por conducir bajo el efecto de estos. En 2012 ingresó en el hospital por mezclar alcohol y pastillas, y en 2017 dio un pasó más en su recuperación y entró en un centro de rehabilitación.