Taxistas de Madrid, durante una protesta
Taxistas de Madrid, durante una protesta - JAIME GARCÍA

Precio cerrado, viajes compartidos o permiso por puntos: las claves a debate de la ordenanza del taxi

El Ayuntamiento de Madrid inicia una consulta con el sector para cambiar la ordenanza e incluir sus peticiones

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ayuntamiento de Madrid ha iniciado el camino para permitir que los taxis ofrezcan tarifas cerradas de antemano para cada trayecto y la posibilidad de cobrar por plaza y compartir el viaje con otros usuarios. La Junta de Gobierno aprobó este jueves la convocatoria de una consulta pública con los principales representantes del sector para plantearles nueve cuestiones con el objetivo de acordar una manera de flexibilizar y mejorar este servicio. Esta consulta pública es el primer paso para iniciar la modificación de la Ordenanza del Taxi.

Con este cambio, según explicó ayer la portavoz del gobierno municipal, la concejal del PP Inmaculada Sanz, se pretende «adaptar la normativa» municipal para cumplir el reglamento del taxi de la Comunidad de Madrid. Esta norma regional fue aprobado el pasado 9 abril, tras las fuertes protestas del sector por el «intrusismo» de las empresas de Vehículos de Transporte con Conductor (VTC). En ella, ya se introducía la posibilidad de pactar un precio fijo la precontratación de un vehículo compartido.

Algunos de los aspectos que regula la norma fueron recurridos por la Federación Profesional del Taxi ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Tras admitirlo a trámite, el juzgado tendrá que decidir sobre su validez jurídica. La denuncia hace referencia a las tarifas máximas aprobadas con este nuevo reglamento, ya que considera que harán que sean los trabajadores del taxi sean los que «asuman los descuentos y promociones» planteados por las empresas que trabajan con el sector, y no las grandes empresas, tal y como sucedía hasta el momento

Con el objetivo de tener en cuenta todas estas reclamaciones a la hora de redactar las modificaciones de la ordenanza, el Consistorio dará audiencia a los representantes de las 15.723 licencias de la capital. Además, en el espacio de debate que el Ayuntamiento ha abierto para iniciar la reforma de la norma municipal, se recogen nueve preguntas que tienen que ver con cómo mejorar los exámenes para obtener el permiso para conducir un taxi; los descansos obligatorios para asegurar el equilibrio de las licencias; la accesibilidad para personas con diversidad funcional; la obligatoriedad de llevar uniformes mantener criterios genéricos; los requisitos medioambientales que deberían exigirse a los vehículos; la posibilidad de establecer un sistema de licencias de taxi por puntos o cómo mejorar la competitividad.

La tramitación de este cambio de la normativa municipal conllevará, según indicó la portavoz del gobierno municipal, «varios meses», ya que quieren redactar el texto definitivo «muy de la mano del sector». «Antes de su aprobación, tendrá que pasar por la comisión de Medio Ambiente y Movilidad, el pleno municipal... Serán varios meses de tramitación», aclaró.

Coto a VTC, en el aire

Mientras que el gobierno de PP-Ciudadanos ya ha comenzado la modificación de la ordenanza del taxi, el Ayuntamiento tiene pendiente tomar una decisión con respecto al borrador de la norma que regula las VTC, que dejó la anterior Corporación pendiente de su aprobación definitiva. Sanz Otero no quiso ayer desvelar si continuarán con su tramitación o si, por el contrario, desistirán.

El texto del gobierno de Manuela Carmena planteó prohibir la parada de las VTC a menos de 100 metros del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, de estaciones de trenes como la de Atocha o de intercambiadores de autobuses como el de Méndez Álvaro. Tampoco podrían establecer como punto de inicio o final de la ruta contratada el carril bus. El borrador contemplaba, además, una limitación horaria en la que cada licencia podía operar un máximo de 16 horas al día durante un total de cinco días a la semana.