Villacís, junto a Fernando de Páramo y Albert Rivera en el acto de Ciudadanos con Arrimadas en Madrid
Villacís, junto a Fernando de Páramo y Albert Rivera en el acto de Ciudadanos con Arrimadas en Madrid - M. BALANYA

Pepu, dispuesto a pactar con Villacís, quien calificó al PSOE como «un cuerpo enfermo»

La bipolaridad socialista permite negociar con el partido de Rivera en Madrid, mientras el secretario general del Grupo en el Congreso afirma que no se puede confiar en Ciudadanos

MadridActualizado:

Pepu Hernández, el candidato de Pedro Sánchez a la Alcaldía de Madrid que arrasó en las pasadas primarias del partido (con el apoyo del 64,28 %), está dispuesto a pactar con Manuela Carmena para gobernar en la ciudad. Hasta ahí, comprensible. Lo que ayer sorprendió de sus declaraciones es que también tendería la mano a Begoña Villacís, su homóloga por Ciudadanos. Su pretensión ha sido inesperada, sobre todo teniendo en cuenta que desde el partido de Albert Rivera se ha cerrado la puerta a negociar con Sánchez tras las Elecciones Generales del 28-A, un gesto que para los precandidatos rivales a las primarias del PSOE, Manuel de la Rocha y el concejal Chema Dávila, suponía un motivo de peso para no hablar con Ciudadanos.

Las palabras de Hernández, dirigidas por el aparato, demuestran la bipolaridad socialista, que ayer mismo se evidenció en paralelo con las declaraciones del secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, quien consideró que el «transfuguismo», los «tongos» y los «pucherazos» – en relación al caso de Silvia Clemente– son la «receta» de Rivera para la regeneración democrática de España. Simancas se preguntó cómo pueden los españoles confiar en alguien que no es fiable «ni dentro ni fuera de su partido».

«Una merienda de negros»

El pasado 5 de marzo, Villacís declaró que no descartaba hablar con las siglas que en Madrid encarnará el ex seleccionador de baloncesto. Preguntada por las diferencias entre el veto al PSOE en clave nacional al de la capital, la actual portavoz del partido naranja afirmaba que no era el mismo partido: «En España ha habido un golpe a la democracia y en Madrid, la verdad, es que no ha habido un golpe a la democracia. Eso lo cambia absolutamente todo», manifestó ante los micrófonos.

En febrero de 2015, cuando se hizo oficial que Villacís era precandidata de Cs para Madrid, dijo en un programa de televisión que el PSOE le parecía «una merienda de negros». Lo dijo en relación a la rueda de prensa que hizo Tomás Gómez después de que Pedro Sánchez lo decapitara como secretario general de los socialistas madrileños. «Es un cuerpo enfermo y está siendo parasitado por todas partes. Ya no toman decisiones del partido por el partido, sino que es completamente individualista», dijo Villacís.