Begoña Villacís posa para ABC en la Plaza de la Villa, en una imagen de archivo - JOSÉ RAMÓN LADRA

Begoña Villacís negoció con Vox para sumarse a sus filas

Ciudadanos tomó la delantera y le prometió a Begoña Villacís imprimir su nombre en lo más alto del cartel para las municipales de 2015

MadridActualizado:

Begoña Villacís se citó en un restaurante madrileño que ella eligió con los dirigentes de Vox, Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros, actual vicesecretario de Relaciones Internacionales, en febrero de 2015. El asunto a tratar era el de sumarse a las listas del partido de cara a las elecciones autonómicas del 24 de mayo. La formación de derechas tendió la mano a la actual portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento porque les gustaba el perfil que la abogada daba en los debates de Intereconomía, donde se dio a conocer. Así lo confirman fuentes oficiales de Vox, que narran que le ofrecieron integrarse como «número cinco o seis» de la lista a la Asamblea madrileña, pero en ningún caso de «número uno». Vox reservaba esa plaza para Abascal, mientras que la de la Alcaldía se guardaba para Ortega Smith.

Ella les contó que Ciudadanos les había tomado la delantera y le habían prometido imprimir su nombre en lo más alto del cartel para las municipales cuando todavía el Partido Popular no había desvelado que Esperanza Aguirre sería su apuesta para la capital ni era oficial aún que Manuela Carmena representaría a Podemos por Ahora Madrid. «Villacís nos dijo que se lo pensaría», afirman desde Vox, y revelan que la actual concejal también asistió a una asamblea del partido. Finalmente se decantó por Ciudadanos cuando todavía no era conocida. No superaba ni los 700 seguidores en Twitter, pero logró 7 de los 57 concejales que tiene la Cámara madrileña.

Crítica con la formación

Preguntada por este periódico, Begoña Villacís reconoce que Vox le ofreció pasarse a sus filas, pero que se opuso. Ella mantiene, y jura, que no aceptó porque ya se había comprometido con Ciudadanos.

La integrante del partido de Albert Rivera es actualmente crítica con la formación de Abascal, pero no duda en afirmar que a la hora de formar Gobierno en la ciudad se sentará a hablar con todos los partidos indistintamente de sus ideologías. En una entrevista concedida a este diario en enero calificó a las siglas emergentes en el mismo nivel de «populismo» que Podemos. «No hay base que sustente sus propuestas», reconocía.

Villacís mira de reojo a Vox y marca distancias con sus líneas políticas, sobre todo en materia de violencia de género y el matrimonio homosexual, que, a su juicio, «a estas alturas no se puede cuestionar». Sobre inmigración también mantiene una postura más progresista: «Las ciudades están destinadas a ser plurinacionales y cosmopolitas».