La casa de casi 700 metros cuadrados que Villacís no ha declarado en el portal de transparencia - Isabel Permuy

Villacís ocultó durante tres años una sociedad patrimonial con dos millones de euros en inmuebles

La líder de Ciudadanos en Madrid, concejal desde 2015, fue administradora de Iuriscontencia hasta marzo de 2018

Usó la empresa para construir su casa, de 667 metros cuadrados, y comprar otros dos inmuebles junto a su marido

MadridActualizado:

La candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís, ocultó durante tres años la sociedad patrimonial y profesional que administraba junto a su marido, Iuriscontencia SL. Como concejal del Ayuntamiento de Madrid, electa en 2015, está obligada a declarar tanto sus bienes como sus actividades, entre ellas los cargos mercantiles, según establece el artículo 8.1 h) de la Ley de Transparencia y el 75.7 de la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local (LBRL).

Villacís, que fue administradora solidaria de la sociedad desde febrero de 2007 hasta marzo de 2018, no lo reflejó en sus declaraciones de 2015, 2016 y 2017, como se puede comprobar en el portal de transparencia municipal. No fue hasta el año pasado cuando reconoció que había sido administradora de la empresa e informó del cese. Contactada por ABC, la líder de Ciudadanos en Madrid reconoce que fue un «error» no inscribir su cese en el Registro Mercantil, pero insiste en que durante los años en los que fue concejal y administradora del despacho Iuriscontencia SL no hizo ni firmó «nada» en nombre de la sociedad.

Begoña Villacís y su esposo, el abogado Antonio Suárez-Valdés, crearon la sociedad mercantil en 2007 y registraron como objeto social el «asesoramiento jurídico a toda clase de personas, tanto físicas como jurídicas» y la «construcción, promoción, rehabilitación, compraventa y arrendamiento de todo tipo de bienes inmuebles». Inició operaciones con el capital social mínimo permitido, 3.010 euros.

Un año después, en julio de 2008, Iuriscontencia SL adquirió una parcela de 2.000 metros cuadrados en una zona residencial del municipio madrileño de Villanueva de la Cañada. La sociedad edificó una vivienda de 667 metros cuadrados y declaró la obra nueva en el año 2012, según refleja la documentación del Catastro. La líder madrileña de Ciudadanos ha confirmado a este diario que usó el inmueble como domicilio y como despacho profesional.

Dos días antes de las elecciones

El 22 de mayo de 2015, dos días antes de las elecciones municipales y tres semanas antes de que Begoña Villacís tomara posesión de su acta de concejal, su pareja, Suárez-Valdés, inscribió en el Registro Mercantil una declaración de unipersonalidad de la sociedad. Es decir, comunicó que desde ese momento el dueño del cien por cien de las participaciones sociales de Iuriscontencia era él. Así, Villacís traspasó su parte de la empresa a su marido, pero continuó como administradora solidaria, lo que le obligaba a comunicarlo en su declaración de bienes y actividades.

El marido de Villacís inscribió la propiedad de la sociedad a su nombre el 22 de mayo de 2015, dos días antes de las elecciones en las que ella fue elegida concejal
El marido de Villacís inscribió la propiedad de la sociedad a su nombre el 22 de mayo de 2015, dos días antes de las elecciones en las que ella fue elegida concejal - ABC
Villacís fue administradora de la sociedad hasta marzo de 2018, cuando hacía tres años que era concejal, y no lo declaró
Villacís fue administradora de la sociedad hasta marzo de 2018, cuando hacía tres años que era concejal, y no lo declaró - ABC

En cuanto al traspaso de sus acciones, Begoña Villacís asegura a ABC que no lo hizo en esa fecha, sino «mucho antes, en torno a 2008». Aclara además que no se le puede asociar «ningún indicio de actividad» con la empresa.

En abril de 2016, con Villacís en el Ayuntamiento de Madrid y en la empresa simultáneamente, Iuriscontencia adquirió dos inmuebles más en la capital, en el barrio de Argüelles. Se trata de una oficina de dos plantas de 176 metros cuadrados y una plaza de garaje en el mismo edificio.

El valor de mercado de los tres inmuebles a nombre de la sociedad ronda los dos millones de euros. Casas similares a la de Villanueva de la Cañada se venden en el mercado por más de 1,5 millones (su valor catastral es de 519.000 euros), mientras que la oficina y el garaje no bajan de 500.000 euros. La sociedad los tiene contabilizados en sus activos en menos de 900.000 euros, pero este no es el valor real, sino el contable, y después de aplicar las amortizaciones anuales.

Patrimonio «oficial»

Begoña Villacís sí consignó en su declaración de bienes otros inmuebles que tiene a su nombre, como persona física. Se trata de tres viviendas en Madrid y otra en Villanueva del Pardillo. Dos de ellas le pertenecen al 50 por ciento y las otras dos al 33 por ciento, con valores catastrales que van desde los 64.701 euros a los 140.813 euros. Todos ellos los adquirió entre 2004 y 2012.

Tras obviar tres años que administraba la sociedad patrimonial y profesional con su marido, Villacís se vio obligada a cesar en el cargo hace menos de un año, el 26 de marzo de 2018. En la última declaración de bienes -accesible al público desde enero- incluye por primera vez la existencia de Iuriscontencia, donde señala que cesó en septiembre de 2011, pero aclara que el 21 de marzo de 2018 compareció «ante notario para materializar el cese que de hecho ya se había producido para su elevación a público». Especifica, para justificar que no ha cometido ninguna ilegalidad, que tenía un cargo «no retribuido, por el que no se han realizado acciones, asistencia a juntas, suscripción de cuentas con carácter simultánea» a su actual condición de concejal.

Fue a raíz de la denuncia por delitos de odio que interpuso Iuriscontencia en marzo del año pasado contra la concejal de Manuela Carmena, Rommy Arce; Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, y el portavoz del sindicato de manteros tras los sucesos de Lavapiés lo que la empujó a acudir a un notario para desvincularse de la empresa correctamente.

El detonante

El 20 de marzo de 2018, el digital «El salto» informó de que Villacís continuaba como administradora de esta sociedad de su marido, que asesoró legalmente al sindicato policial Unión de Policías Municipales (UPM) para iniciar un proceso penal contra la edil de Ahora Madrid, lo que podía incurrir en un conflicto de intereses. Entonces, Suárez-Valdés reconoció que su mujer continuaba como administradora.

Según los estatutos de Ciudadanos, todas aquellas personas que ocupan un cargo institucional en representación del partido tienen que entregar una declaración de bienes jurada al secretario general, José Manuel Villegas, antes de acceder al puesto. Villacís confirma que la documentación que entregó a la formación es la misma que la que hizo en el Ayuntamiento «porque no sabía que estaba dada de alta» en Iuriscontencia.

La portavoz municipal del partido de Albert Rivera en la capital es, por ahora, la única precandidata que se presentará a las primarias para ser la cabeza de lista en Madrid el próximo 26-M. La actual portavoz del grupo municipal de Cs dio el salto a la política en 2015 liderando la formación en el Ayuntamiento. Su partido irrumpió en la Cámara madrileña logrando siete de los 57 escaños que la componen.

Demandaba transparencia

Anteriormente, esta licenciada en Derecho desarrolló su labor profesional como abogada en la asesoría jurídica de Legálitas, donde ejerció durante diez años, de 2005 a 2015, como responsable de las áreas de derecho tributario, laboral y mercantil. La concejal cuenta en su currículo con un Máster en Asesoría Fiscal y Derecho Tributario por la Universidad Pontificia de Comillas.

En febrero de 2015, antes de que se sometiera a la democracia de las urnas, Villacís declaró en una entrevista a un medio local que el mayor problema que tenía el Ayuntamiento madrileño era «la transparencia». Exponía entonces: «Demandamos transparencia porque a ella va ligado todo lo demás: la contratación pública, los gastos superfluos, el IBI... Si las paredes del Ayuntamiento son de cristal, todo viene detrás».