Interior de la parroquia, en obras
Interior de la parroquia, en obras - Isabel Permuy

Divino Salvador: una parroquia en construcción

El templo de Montecarmelo se inaugurará en mayo gracias a la Providencia de los fieles

MADRIDActualizado:

El templo en construcción, con su altiva grúa y una bandera que corona el tejado de pizarra, se impone sobre el pequeño barracón que, desde hace ocho años, sirve de improvisado espacio para las celebraciones litúrgicas. Hace frío, mucho frío y, sin embargo, desde la rotonda que corona la avenida del Santuario de Valverde, Montecarmelo –una población joven, de matrimonios jóvenes, y niños, muchos niños– se atisba el calor de una comunidad de presencia.

Un curioso cartel recibe al feligrés que entra en el improvisado templo. Dice que estamos en la primera fase de la construcción y la información es tan escueta como elocuente. «Nos cuesta 1.300.000 euros. Teníamos en la parroquia 404.000 y 800.000 a pagar en diez años, a partir de enero de 2019, con lo que nos faltan 96.000. Hemos pagado 466.000. Conclusión: confiamos en la Providencia y en la ayuda de todos». Claro, los feligreses de esta parroquia del Divino Salvador son los protagonistas y artífices constructores de su Iglesia, que es también su futuro. Por cierto que en la página web de la parroquia leemos que «anda por el barrio un caco disque pidiendo firmas y dinero para la Parroquia. Es una completa estafa. Roba las carteras. Denunciad a la policía, por favor».

El párroco, el padre José Manuel Rodanés, que está acompañado por los religiosos Luis Munilla y el congoleño Charles Kisila, insiste en que la clave de esta parroquia es la misión. «El Espíritu va por delante y marca ritmos que incluso algunas veces no captamos en la Iglesia», apunta. Pero estábamos hablando de los fieles de esta parroquia. ¿Quiénes son? Habla de matrimonios jóvenes, con una media de tres niños, muchos de ellos pertenecientes a Movimientos y realidades de Iglesia, de las Comunidades Neocatecumenales, del Opus Dei, de Comunión y Liberación. Familias que viven en el entorno y que asisten a las celebraciones y que colaboran en la catequesis. Incluso se ha formado un grupo de jóvenes en el que también participan algunos de los chicos de estas realidades eclesiales. Ah, y niños, muchos niños, en las misas, en la catequesis semanal y en las actividades, como la que van a desarrollar en unos minutos: salir por las urbanizaciones del barrio a cantar villancicos, a sembrar estrellas, que eso es lo que hacen los niños en el mundo, siembran de estrellas la tierra baldía de deseos.

Funcional y cómoda

Volvamos al templo que se está construyendo, el futuro, y que se impone, incluso físicamente, sobre la actual caseta de obra litúrgica, funcional y cómoda, por cierto. El diseño del nuevo templo, que esperan inaugurar en mayo, es obra de dos arquitectos riojanos, José Ignacio Amat Sánchez e Ignacio Julián Gómez Díaz. Semicírculo con amplio frontal en el presbiterio que incluirá un gran rosetón con un Divino Salvador, que es todo misericordia.

Esta parroquia es la única encomendada en Madrid a los Salvatorianos, instituto de vida religiosa fundado por el Venerable P. Francisco María de la Cruz Jordán, en Roma, el 8 de diciembre de 1881. Su finalidad es hacer realidad la Palabra de Jesús: «Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y al que enviaste, Jesucristo». La historia de la parroquia se remonta a una decena de años, cuando comenzó la atención a la comunidad en el garaje de la calle de Benetuser, donde tienen su casa, hasta que se adquirió por parte de la archidiócesis el terreno actual en el que se está levantando el templo. Un terreno que, según confiesa el párroco, se queda pequeño.

Otra de las peculiaridades de esta parroquia son los cursillos prematrimoniales, escuela de vida. Impartidos por un grupo de matrimonios, en sus casas, durante unas sesiones que no tienen fechas fijas, se completan después en el diálogo con los sacerdotes. Pero son los matrimonios catequistas quienes hacen la propuesta del sacramento. También es importante la ITV matrimonial, «Ponte a punto», que imparten especialistas en diversos temas relacionados con el matrimonio y la familia. Y, cómo no, la Cáritas, que atiende a familias inmigrantes que se acercan a la parroquia, incluso de otros barrios, como Vallecas, y que también colabora con el Economato de la parroquia Ana Mogas, de Tres Olivos. Una comunidad que se va construyendo para una misión que no es solo presente, también es futuro.