Trabajadores de Alcoa concentrados en la planta de La Coruña
Trabajadores de Alcoa concentrados en la planta de La Coruña - CABALAR/EFE
CIERRE DE ALCOA: LOS SINDICATOS

«Si se saca la luz, los números son mejores que en Islandia o Noruega»

Los trabajadores impiden la salida de metal de la factoría como protesta

SantiagoActualizado:

Los comités de empresa de las plantas de La Coruña y Avilés recibieron este mediodía la noticia. Pero no les cogió por sorpresa. «Nos dieron un papelito comunicando que van para un ERE de extinción», relata Nazario Arias, miembro de CCOO el sindicato mayoritario en la factoría coruñesa. El cierre dejará sin empleo a los cerca de 400 trabajadores directos, pero afectará también a las aproximadamente 600 personas que trabajan en subcontratas. Inmediatamente se iniciaron las movilizaciones con una concentración ante la sede. Aunque la factoría seguirá funcionando, los sindicatos han decidido bloquear la producción de la fábrica de forma indefinida. Ningún metal saldrá de la planta.

Arias afirma que la empresa aludió a los altos costes de la electricidad para justificar su decisión, pero no a problemas estructurales y tecnológicos. «No invirtieron un patacón en esta fábrica, eso tenía solución cuando ganaron dinero, pero no les dio la gana», afirma el sindicalista. El integrante del comité explica que la compañía estadounidense siempre ha preferido apostar por otras localizaciones donde los precios de la energía son más competitivos como Islandia o Noruega. «Si se saca la luz, los números de La Coruña son mejores”, indica Arias.

Desde UGT tampoco creen justificado el cierre de Alcoa. La Federación de Industria, Construcción y Agro del sindicato rechazó el expediente de extinción. No hay «ninguna causa que lo justifique» y «las motivaciones alegadas por la empresa no son reales», apuntan. «Hemos manifestado en diversas ocasiones la inconsistencia del mercado energético español y que debía producirse un cambio de modelo, pero esta inconsistencia no valida la presentación de un ERE en estos momentos», añade el sindicato.

Los trabajadores de la planta coruñesa no barajan de momento la posibilidad de que Alcoa dé marcha atrás en sus planes y como hizo en 2014 reconsidere mantener abiertas sus plantas. La empresa los ha citado para el próximo 31 de octubre para empezar a negociar las condiciones de los despidos durante los siguientes 30 días naturales. Nazario Arias, de CCOO, cree que la única solución puede llegar de un cambio de las reglas del juego para que la empresa logre la electricidad más barata. «La solución tiene que venir por la política», apunta. En declaraciones a Europa Press, Juan Paseiro, delegado de UGT en Alcoa A Coruña, emplazó también al Gobierno central y a la Xunta a «presionar a Alcoa» para que retire el expediente de despido colectivo y para ver la «mejor forma de hacer viable» esta fábrica.

Acostumbrados a movilizaciones continúas desde que empezaron las amenazas del cierre, los trabajadores de la planta coruñesa afirman que esta vez también responderán.