Una compra planificada y reflexionada es el primer paso para una correcta alimentción
Una compra planificada y reflexionada es el primer paso para una correcta alimentción - EPA
Dieta y salud

«Más tiempo en la cocina, menos visitas al ambulatorio; es casi una regla matemática»

Optar siempre que sea posible por versiones integrales de los cereales, priorizar el vidrio en los envasados o cumplir una pauta de actividad física de al menos 10.000 pasos diarios, entre las recomendaciones de la guía de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria para los profesionales de salud

SantiagoActualizado:

Decía Hipócrates de Cos en el siglo V a. C. que la salud empieza en el estómago, una afirmación vigente como nunca antes en una sociedad en la que las prisas y la globalización han contribuido a desplazar buenos hábitos en la mesa y la cocina presentes en las dietas tradicionales. Galicia encabeza con Asturias los datos de sobrepeso y obesidad en España (con una prevalencia del 43,5 y el 24,9%, respectivamente), pero más allá de estos dos problemas de salud íntimamente ligados a una ingesta excesiva y un ocio sedentario, se multiplica la evidencia del impacto de la dieta en la prevención y terapia de multitud de patologías y en el manejo de enfermedades crónicas, protagonistas indiscutibles en poblaciones cada vez más envejecidas y con mejores sistemas de salud. «A veces más de la mitad de la curación depende de la dieta», expuso este martes en Santiago Javier Aranceta, presidente del comité científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y coordinador de la «Guía de la Alimentación Saludable» que la sociedad científica ha elaborado en colaboración con las organizaciones de medicina familiar y Pediatría de Primaria para facilitar el consejo alimentario en las consultas de los centros de salud y en las oficinas de farmacia. La guía, expuso Aranceta, se ha elaborado con una visión amplia, incluyendo consejos útiles que trascienden la recomendación de cantidades y frecuencias por tipo de alimentos y se detienen en aspectos menos habituales como el quilibrio emocional, el proceso de compra, el impacto en términos de sostenibilidad ambiental de los productos que elegimos o las técnicas de conservación, envasado y cocinado. No en vano, afirmó el especialista, «más tiempo en la cocina es menos tiempo en el ambulatorio». «Es casi una regla matemática», subrayó.

Reflexionar y planificar las compras, evitando alimentos procesados en tanto la industria no avance de modo decidido en la calidad de sus componentes y procesos; optar por cereales integrales siempre que sea posible; reducir el consumo de carnes rojas y embutidos, aplicando la máxima de menos veces a cambio de mayor calidad; apostar por el vidrio como material preferente para la conservación de los alimentos; cumplir sin excusas con las cinco raciones diarias de frutas y verduras, o vigilar la actividad física, partiendo de un mínimo de 10.000 pasos al día como recomendación general, son sólo parte de los consejos trasladados por la SENC en una guía amplia, que busca servir de ayuda a los profesionales sanitarios para completar su prescripción con mensajes personalizados y claros adaptados a las características de cada paciente, conscientes —apuntó el presidente del comité científico de la SENC— de la falta de tiempo por paciente que dificulta la actuación de los profesionales de la Medicina Familiar y Comunitaria en las consultas. En el futuro, la guía estará disponible en una aplicación móvil, que facilitará la actualización continua de información y permitirá una consulta más ágil.

La publicación incluye también un capítulo específico sobre interacciones entre fármacos y alimentos. El consumo de zumo de pomelo, por ejemplo, afecta el funcionamiento de distintos tratamientos, como en determinados anticoagulantes o antidepresivos, antihistamínicos o antimicóticos, por lo que se aconseja consultar con el médico. Igualmente, se desaconseja el consumo simultáneo de soja con determinados ansiolíticos, o del té con ácido fólico.