Ana Pontón y Luís Villares tras mantener la entrevista en el Parlamento
Ana Pontón y Luís Villares tras mantener la entrevista en el Parlamento - EFE

En Marea y BNG fracasan al tratar de utilizar la AP-9 contra la Xunta

El PPdeG insta a «mantener la unidad» en torno al traspaso de la autopista y el PSdeG cree que la Mesa es el órgano adecuado para gestionar la reclamación

SantiagoActualizado:

Nada salió como estaba previsto. El encuentro entre los portavoces parlamentarios de la izquierda gallega para abordar el traspaso de la Autopista del Atlántico a la Comunidad se frustró debido a la negativa socialista a convertir la petición del Parlamento en una arma arrojadiza con el Gobierno de la Xunta. La charla informal entre los portavoces de En Marea, Luis Villares, y del BNG, Ana Pontón, se produjo de igual manera, pero sin ningún efecto y solo propició reproches hacia el PP y PSdeG. Según explicó Ana Pontón «mal empiezan PP y PSdeG haciendo una coalición que parece que es para que este tema no se trate», al tiempo que incidió en que espera que éste no sea «el primer paso de la implantación» en el Pazo do Hórreo de la «gran coalición» que «se fragua en el Estado», después de que la dirección socialista avanzase la abstención que facilitará un Gobierno de Rajoy. Por su parte, el rupturista Villares se expresó en términos similares y censuró la actitud de socialistas y populares. «Queremos pensar que no se debe a esa gran coalición que va a seguir a la gran abstención. Nosotros siempre decimos que no hay que abstenerse frente al PP, sino abstenerse del PP, que significa políticas de sufrimientos y recortes, y una legitimación social y política de la corrupción», recordó.

«Actuar en bloque»

Ambos portavoces incidieron en que el Gobierno central usa argumentos «falaces» para frenar una iniciativa «unánime» del Parlamento de Galicia, lo que vulnera su «dignidad», por lo que es preciso que «todos» los grupos parlamentarios actúen en bloque, ya que lo que «importa» es obtener los instrumentos que permitan a la Comunidad acabar con «la estafa legal» de los peajes de la AP-9.

La apelación a la actuación conjunta de los grupos parlamentarios choca frontalmente con el itinerario diseñado por los nacionalistas. Según confirmó ABC con fuentes del grupo popular, los convocantes no realizaron una invitación formal al PP y simplemente comunicaron la existencia de la reunión a la Xunta. Y por lo que se refiere al grupo socialista, el portavoz Leiceaga fue invitado verbalmente y el día anterior trasladó personalmente a la portavoz nacional del BNG su ausencia del evento debido a la naturaleza partidaria de la reunión.

Tras conocerse los reproches de En Marea y BNG hacia el resto de partidos se sucedieron más reacciones. El PPdeG emitió un comunicado en el que apela a mantener la «unidad» en torno a la petición de traspaso, que el PPdeG, avanza, seguirá defendiendo, pero recordó que la reunión de En Marea y BNG es «totalmente extemporánea» y considera que éste no es «el mejor momento» para abordar con el Gobierno central, en funciones, la petición de un traspaso que Feijóo incorporó en su último programa electoral.

Por su parte, el viceportavoz del grupo socialista, Luis Álvarez, señaló que este foro no era «el adecuado», sino que es la Mesa de la Cámara autonómica la que debe articular una respuesta y defender la postura gallega. A su juicio, ningún grupo puede «capitanear» la demanda ni «ir por libre», en relación a un asunto que ha suscitado la unanimidad en su debate. Eso sí, preguntado acerca de si los socialistas acudirían a un encuentro si lo convoca el presidente Núñez Feijóo, replicó que «por supuesto», pero consideró clave que estén representados los cuatro grupos.

Tras el fracaso de la reunión debido a la ausencia de interlocutores y al carácter de la «cumbre», Ana Pontón aseguró que el BNG va a seguir insistiendo en la materia. En la misma línea, Luis Villares aseguró que otras comunidades españolas ya cuentan con infraestructuras de esta naturaleza transferidas. Además, añadió que «es perfectamente constitucional».