Imagen de un supermercado de Mercadona en Sevilla - JUAN JOSÉ ÚBEDA
Economía

Mercadona batirá este año su récord histórico de ventas

La compañía presidida por Juan Roig se consolida como la empresa de mayor facturación de España con más de 24.000 millones de euros

VALENCIAActualizado:

Suma y sigue. Tras haber superado el pasado año a Repsol como la empresa con mayor de volumen de ventas en España, Mercadona batirá en 2018 su récord histórico de facturación, que superará los 24.000 millones de euros. Este año será el último en el que la compañía presidida por Juan Roig centre todo su negocio en el mercado interior, toda vez que en 2019 abrirá sus primeros supermercados en Portugal, donde operará bajo la denominación de Irmadona.

El presidente de la empresa de capital valenciano desveló este lunes, en su conferencia en el marco del Congreso Nacional del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) que la facturación de Mercadona aumentará entre un cinco y un seis por ciento respecto al ejercicio precedente, cuando alcanzó los 22.915 millones de euros. Así, las ventas de la principal cadena de distribución española crecerán en más de mil millones de euros.

Hasta la fecha, Mercadona no había anticipado datos sobre la evolución de su negocio antes de la presentación de sus resultados. En esta ocasión, Juan Roig optó por avanzar la cifra en el contexto de un discurso en el que enfatizó que «a pesar del lío político y autonómico que nos hace estar acojonados la economía va igual que en 2017».

El objetivo de la conferencia, titulada «Orgulloso de ser empresario», pasaba precisamente por poner en valor el papel del sector privado en la generación de riqueza y empleo en España y la necesidad de que las empresas «salgan del armario» para reivindicarse.

Aunque los empresarios comienzan a detectar síntomas de debilidad en la economía española, conforme le trasladaron este martes en primera persona al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el termómetro que marca Mercadona (una compañía en la que compran 5,2 millones de hogares españoles) revela que el consumo no se ha resentido en un año especialmente convulso en el ámbito político, marcado por el golpe independentista en Cataluña, la fragmentación parlamentaria y la moción de censura que propició el cambio de Gobierno.

Imagen de Juan Roig tomada este lunes en Valencia - MIKEL PONCE

Mercadona cerró el ejercicio pasado con 84.000 trabajadores, todos ellos con contratos indefinidos, y este año ha continuado incrementando una plantilla, tanto en España como en Portugal, que ya camina hacia los 90.000 efectivos, con una media de 5.000 nuevos empleos anuales.

En 2018, la compañía ha continuado con su ambicioso proyecto de transformación de su red de tiendas (1.629 en todas las autonomías españolas) al que destinará una inversión a corto y medio plazo superior a los 10.000 millones de euros.

Con todo, el principal hito del año en el que Mercadona batirá su récord histórico de ventas ha sido la puesta en marcha de su nuevo modelo de ventas por internet. Juan Roig, quien en el pasado no creía en ese canal, admitió su error y auguró este lunes que «las empresas que no se digitalicen desaparecerán».

Juan Roig: «Las empresas que no se digitalicen desaparecerán»

Tras reconocer que la página web de su empresa ha sido literalmente una «boñiga», vaticinó que la plataforma que dirige su hija Juan Roig despertará la «admiración» en un plazo de cinco años.

Mercadona puso en marcha su nuevo modelo el pasado mes de mayo. En la actualidad opera en quince municipios de la provincia de Valencia y el objetivo pasa por extenderlo a Madrid y Barcelona en 2020, así como a otras grandes ciudades como Sevilla o Bilbao.

La venta por internet generará este año unas ventas de 240 millones de euros a Mercadona, lo que le sitúa como la quinta empresa en España con mayor facturación en este segmento, pero hasta ahora no había resultado rentable para la empresa, empeñada ahora en revertir a verde las cifras de su negocio online mientras consolida su liderazgo en el negocio «tradicional», donde supera de largo el quince por ciento de la cuota de mercado en España.