Imagen de Juan Roig tomada este lunes durante su intervención en el Congreso del Instituto de la Empresa Familiar - MIKEL PONCE
Análisis

Juan Roig y el problema del centralismo en España

El presidente de Mercadona reivindica el papel de la «periferia» en el desarrollo y la prosperidad del país

VALENCIAActualizado:

Entre la «boñiga de página web», las «empresas y los empresos», el «acojono por el lío político y autonómico» y la necesidad de «salir del armario», las decenas de titulares que ha generado la última intervención pública del presidente de Mercadona han pasado por alto uno de los mensajes claves de Juan Roig: el exceso de centralismo que, a su juicio, todavía impera en España cuarenta años después de la aprobación de la Constitución y del Estado de las Autonomías.

El pasado fin de semana se batió en Valencia el récord del mundo de la media maratón. Juan Roig desveló que el primero de los españoles no tenía constancia de ello por su nula repercusión. Posteriormente pidió disculpas por haber desvelado una conversación privada con el Rey, pero el ejemplo le sirvió para dejar constancia de su tesis de que muchas de las tensiones territoriales podrían ser evitables.

Mercadona cuenta a día de hoy con 1.629 supermercados repartidos por las diecisiete comunidades autónomas. Una red que, unida a la de los proveedores y sus centros logísticos, permite a Juan Roig conocer de primera mano la España que va más allá de Madrid. De hecho, su empresa es líder tanto en Cataluña como en Andalucía.

El empresario recuerda los orígenes de su compañía, que nació en un pequeno pueblo a catorce kilómetros de Valencia y es hoy la principal cadena de distribución española. Y desde la atalaya de una empresa con 84.000 empleados - más que muchas capitales de provincia- y una facturación que este año superará con creces los 23.000 millones no deja pasar la oportunidad para reivindicar el papel de la «periferia» en el desarrollo y la prosperidad del país. Esa España que en no pocas ocasiones se siente agraviada por las decisiones que se toman en la capital.

Imagen de Juan Roig tomada durante su intervención - MIKEL PONCE

El caso más paradigmático en el que Juan Roig ha puesto todo su empeño para alzar la voz pasa por la reinvidicación del Corredor Mediterráneo para el transporte de mercancías y pasajeros: «No hay derecho que se tarde cuatro horas en ir en tren entre la segunda y la tercera capital de España».

El empresario no dejó pasar la oportunidad de reclamar una vez más que «además de una España radial, con la que estoy de acuerdo, haya una España circular».

Un clamor que han hecho suyo miles de empresarios en sendos actos celebrados en Madrid y en Barcelona pero que no ha tenido la respuesta esperada por los empresarios ni por el Gobierno del Partido Popular ni por el del PSOE.

Pablo Casado y Juan Roig, este martes en Valencia
Pablo Casado y Juan Roig, este martes en Valencia - MIKEL PONCE

Entre líneas, el discurso de Juan Roig iba dirigido al poder central. No en vano, este martes, el Congreso Nacional del Instituto de la Empresa Familiar que se clausura en Valencia ha contado con la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del Partido Popular, Pablo Casado. El presidente de Mercadona les dejo este lunes un aviso para navegantes.