Soroya Saénz de Santamaría, con García-Tizón, y los diputados provinciales del PP
Soroya Saénz de Santamaría, con García-Tizón, y los diputados provinciales del PP - ANA PÉREZ HERRERA

Tizón, con todos los diputados provinciales, arropa a Sáenz de Santamaría en Toledo

La candidata ha celebrado un acto con unos cincuenta militantes en la Venta de Aires

TOLEDOActualizado:

Soraya Sáenz de Santamaría ha visitado este miércoles Toledo en su carrera a la Presidencia del PP nacional. Acompañada de la exministra Fátima Báñez y arropada por el diputado nacional y expresidente de la Diputación, Arturo García-Tizón, y el número dos del PP de Toledo, Emilio Bravo, la candidata llegó pasadas las doce de la mañana a la capital del territorio por excelencia de la que fuera su rival, María Dolores de Cospedal, para presentar su proyecto a los casi cincuenta militantes que se han desplazado al restaurante Venta de Aires para escucharla. García-Tizón elogió las cualidades de Sáenz de Santamaría y destacó la «valentía» de Emilio Bravo por dar el paso y apoyar esta candidatura en Castilla-La Mancha, lugar en el que Cospedal ha concentrado hasta ahora todo el poder del partido y Sáenz de Santamaría obtuvo solo 167 votos en el proceso de primarias. De hecho, la mayoría de los dirigentes del PP, como el presidente del partido en Toledo, José Julián Gregorio, se han mostrado abiertamente favorables a Pablo Casado, al que apoya ahora Cospedal.

Sin embargo, Emilio Bravo, junto con los diputados provinciales del PP, mostró su apoyo incondicional a la exvicepresidenta de Rajoy. «Aquí hemos estado a muerte con Cospedal, pero ahora lo importante eres tú porque vamos a apoyar lo que han votado los militantes», le dijo Bravo, que se mostró partidario del proyecto de unidad que propone para el partido. Y recordó que, en su día, él planteó una candidatura a la presidencia provincial del Partido a la que renunció porque «primó más el partido que lo personal». «Un partido unido es lo que pido», dijo. De hecho, Soraya Sáenz de Santamaría afirmó que le gustaría llegar al Congreso que se celebrará los días 20 y 21 de julio en Madrid «con una lista de unidad» porque en el PP, «la unidad es una seña de identidad» y, por ello, ha subrayado que lo va a intentar «hasta el final» porque «lo que quieren los militantes es un partido unido que no se detenga en cuitas».

Al acto de Sáenz de Santamaría han asistido, entre otros, además de Tizón y Emilio Bravo, los diputados provinciales Francisco Fernández García-Caro, alcalde de Dos Barrios: Manuel Fernández, alcalde de Gálvez, Sagrario Gutiérrez, alcaldesa de Guadamur; Alicia Benito Minaya, alcaldesa de San Pablo de los Montes y Emilio Román Lozano, alcalde de Borox. Y también el exalcalde de Gerindote y exdiputado provincial Julián Morales; la ex senadora por Ciudad Real Carmen Fúnez; el exdiputado regional José Luis Teruel y la concejala de Toledo Valle Arcos así como concejales del ayuntamiento de Mora y otros conocidos militantes del PP como Miguel Ángel de la Rosa, María del Mar López Brea o el concejal de Cuenca Pedro José Hidalgo. Tizón también destacó que Saénz de Santamaría tiene también el apoyo de otros militantes, como el exdiputado Paco Vañó.

Guerra en el PPde la región

Desde el PSOE se entendió el acto de este miércoles como una prueba más de la «guerra total» en el PP de Castilla-La Mancha. El diputado del Grupo Socialista en las Cortes regionales, Miguel González, dijo que los «populares» están demostrando que «sus valores y principios son lo suyo y los suyos, y sigue en esa guerra total en la que figuras destacadas como Arturo García-Tizón, expresidente del PP de Toledo, se desmarcan de la línea oficial marcada por Cospedal».

González aseguró que la visita de Soraya Sáenz de Santamaría a Toledo ha «crecido el nerviosismo» en las filas populares y también por el anuncio del Gobierno estatal de paralizar el permiso de construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Villar de Cañas (Cuenca), «Con esa guerra de compromisarios y ese pacto de perdedores el Partido Popular regional está más perdido que nunca, sin proyecto ni liderazgo claro», afirmó.