La Princesa de asturias, este verano en Palma de Mallorca
La Princesa de asturias, este verano en Palma de Mallorca - AFP

La Princesa elige un momento histórico para su visita a Asturias

Leonor acudirá a Covadonga, hará una ofrenda a Don Pelayo y dará nombre a un mirador del parque

MadridActualizado:

Todo está ya preparado en Asturias para recibir a la Heredera de la Corona, que mañana realizará su primera visita oficial al Principado, acompañada por sus padres, los Reyes, y por su hermana, la Infanta Sofía, coincidiendo con tres aniversarios históricos. El primero, los 1.300 años de la rebelión de Don Pelayo contra la invasión musulmana, una gesta a la que la tradición atribuye el origen de la Reconquista de España. Esta rebelión, en la que Pelayo fue elegido Príncipe de los astures, está considerada el nacimiento del Reino de Asturias, que sí fue la primera estructura organizada de poder cristiano en la península tras la conquista musulmana.

Los otros dos aniversarios son los centenarios de la Coronación canónica de la Virgen de Covadonga y de la inauguración del Parque de la Montaña de Covadonga (Picos de Europa), que fue el primer Parque Nacional de España. A estos dos últimos acontecimientos asistieron hace cien años los tatarabuelos de Leonor, los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

En medio de estas celebraciones, Leonor, de doce años, dará continuidad mañana al vínculo dinástico de los Herederos de la Corona -primero de Castilla y, después, de España- con esta tierra. Y es que desde 1388 todos ellos ostentan el título de Príncipe de Asturias.

La visita empezará por la mañana en la Santa Cueva de Covadonga, un lugar al que han acudido todos los Reyes de España desde tiempos de Isabel II. Leonor lo hará 41 años después de que lo hiciera su padre por primera vez. Aquel 1 de noviembre de 1977, el Heredero de la Corona protagonizó una ceremonia que no tenía precedentes históricos, pero que, en aquel momento, recién restaurada la Monarquía, tenía un gran simbolismo histórico, dinástico y político. Además, daba visibilidad a la recuperación de una tradición que había quedado interrumpida desde la proclamación de la República.

Hasta entonces, cuando nacía un Heredero de la Corona, el Principado de Asturias enviaba a sus delegados al Palacio Real para que reconocieran al nuevo Príncipe y le entregaran una insignia con la Cruz de la Victoria. Sin embargo, este ceremonial había quedado interrumpido hacía cuarenta años, y en la Transición, a petición de las autoridades asturianas, los Reyes llevaron a su hijo, que entonces tenía nueve años, a la basílica de Covadonga y el niño recibió allí la Cruz de Príncipe de Asturias.

Nacida en unas circunstancias muy distintas, Leonor es Princesa de Asturias desde que su padre fue proclamado Rey, tal como establece la Constitución de 1978. Y lo que hará mañana será dar continuidad al vínculo dinástico y afectivo con Covadonga. Primero visitará la Santa Cueva y después asistirá a una misa en la Basílica. A la salida, la Familia Real hará una ofrenda ante la estatua del Rey Pelayo que está en la explanada de la Basílica y visitará el Museo de Covadonga, donde se conservan valiosas piezas donadas por los Reyes de España.

Una calurosa acogida

El alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro, dictó un bando hace unos días en el que invitó a los vecinos a sumarse a la celebración: «Os emplazo a expresar, con todo vuestro afecto, una calurosa acogida del pueblo de Cangas de Onís, ofreciendo como lo ha hecho siempre al forjar estrechos vínculos con la Corona, una prueba plena de apoyo a la Constitución y a la Monarquía».

Con el fin de que los vecinos de la comarca y las personas venidas de fuera puedan acompañar a la Familia Real en esta visita, se han organizado traslados gratuitos a Covandonga en autobuses (patrocinados por Liberbank y Fundación EDP), que partirán desde Cangas de Onís y El Bosque.

Ya por la tarde, la Familia Real visitará el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, donde Leonor dará nombre en la carretera de Los Lagos al nuevo Mirador de la Princesa.