Medio Ambiente Industrial, el opaco servicio público con más poder en Canarias

Si los técnicos con responsabilidades en esta materia decidieran realizar una huelga de celo, podrían paralizar la economía canaria en cuestión de semanas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Se llama Medio Ambiente Industrial y hace años era una jefatura de servicio del Gobierno de Canarias con base en la capital grancanaria. Su función es, o era, ser el garante del cumplimiento de la legislación vigente sobre las competencias que tiene asignada: uso racional del suelo con fines industriales. Desde una extracción de áridos en Güímar a una planta de yeso que contamine en Arinaga.

En un mercado como el canario, donde hay cientos de intereses cruzados en múltiples direcciones, con un partido que lleva un cuarto de siglo gobernando y donde tanto PSOE como PP han tocado poder en Industria, todo el que ha tenido que realizar una inversión en las islas, tarde o temprano, ha pasado, quizás sin saberlo, por el circuito de los técnicos de medio ambiente industrial.

Hace años era una jefatura de servicio en Las Palmas. Pero hubo múltiples presiones desde Tenerife para hacerse con el control de sus competencias. Ahora, el nombre de esta jefatura no aparece por ningún listado competencial. O la habrían eliminado o dividido su poder en diversos departamentos.

Presiones

A finales de la pasada década, la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias no quería tener oposición alguna en sus criterios de ordenación del territorio. En Canarias, Economía, Industria, Comercio y Conocimiento es la consejería de las empresas. Y en Medio Ambiente lo que hay serían fundamentalmente teóricos.

Para poder comprender el poder que tiene manejar estas competencias, en el reglamento de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias de 2016 se señala que la Dirección General de Industria y Energía tiene el control en «materia de medio ambiente industrial, sin perjuicio de las competencias de otras Consejerías».

Medio ambiente industrial puede manejar datos en tiempo real de la contaminación de las islas. Y eso, en un archipiélago donde se fabrica el agua con plantas desaladoras, es mucho poder.

Y es que Industria tiene el control sobre «los niveles de contaminación de los humos de escape de los vehículos de motor» o «el estudio sobre las calidades y condiciones de empleo de los diferentes combustibles sólidos, líquidos y gaseosos y de los carburantes que puedan ser utilizados en determinadas aplicaciones industriales y domésticas».

Dirección General y Poder

Si los pocos funcionarios con responsabilidades en esta materia decidieran realizar una huelga de celo, podrían paralizar la economía canaria en cuestión de semanas.

Les bastaría con auditar de oficio cosas como: almacenamiento de productos químicos, ascensores en edificios oficiales, las maquinaria térmica en edificios hoteleros, revisar las plantas e instalaciones frigoríficas en hipermercados, la autorización de plantas desaladoras y depuradoras de agua o en las gasolineras con la inspección y control, en sus aspectos técnicos, de las industrias sometidas a la normativa sobre prevención de accidentes graves en que intervengan sustancias peligrosas.

Nunca se habla del cuadro de expertos que desempeñan sus funciones en la Dirección General de Industria y Energía producto de ser eficientes y ver transitar tanto político. No solamente tienen poder sobre la industria propiamente dicha. También en el turismo, hostelería o sanidad. Pueden ejecutar la inspección de instalaciones radiactivas de segunda y tercera categorías (incluidas las de rayos X con fines de diagnóstico médico) durante las fases de construcción, puesta en marcha, funcionamiento, modificación (incluida la ampliación) y clausura.

Estas competencias pueden impedir, por ejemplo, la implantación de los planes de desarrollo de Redexis o Disa en el negocio del gas. En otro ámbito, la dirección general de Industria y Energía del Gobierno de Canarias puede hacer de las fiestas del Pino un aburrimiento porque es la que autoriza que haya luz industrial para las verbenas o Romería del Pino. Eso, en Teror y en el resto de Canarias. Este 2018 el pregonero de las Fiestas de Teror es el consejero Pedro Ortega.