Así ha amanecido esta mañana la sede de Ciudadanos en Barcelona
Así ha amanecido esta mañana la sede de Ciudadanos en Barcelona - Ciudadanos

Rivera pide dejar sin subvenciones a la CUP tras el ataque contra su sede en Barcelona

El presidente de Ciudadanos acusa a los independentistas radicales de «romper la democracia y la convivencia»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cinco encapuchados, pasada la medianoche, arremetieron a golpes contra la sede de Ciudadanos en Barcelona. Llenaron su fachada y sus cristales de pintura y rompieron varios de los ventanales. Los ataques contra los edificios de los partidos constitucionalistas en Cataluña se han convertido casi en algo rutinario, que se repite cada cierto tiempo sin que nadie ponga una solución encima de la mesa. La intolerancia, de momento, sigue campando a sus anchas.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, insiste en una idea que ya ha barruntado a su partido: dejar sin subvenciones a la CUP y a aquellos grupos parlamentarios que busquen «romper la democracia y la convivencia» y «practiquen la violencia». El pasado diciembre ya promovió una iniciativa para cortar el grifo de los autodenominados Comités de Defensa de la República. Ahora, no señala por casualidad a la CUP, y es que detrás del último «atentado o ataque» sobre la sede liberal en la ciudad condal se halla Arran, organización juvenil de la CUP.

«Lo triste de este caso es que es un grupo parlamentario, la CUP —sus juventudes—, quien reivindica un ataque contra la sede de otro partido», ha lamentado Rivera en Boadilla del Monte (Madrid), donde ha visitado la Fundación ONCE del Perro Guía y se ha reunido con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). «¿Tiene que seguir cobrando dinero del Estado un partido que reivindica atentados o ataques contra otro partido?», se ha preguntado Rivera.

Arrimadas tacha de «fascistas» a los independentistas radicales, pero les advierte: «No nos callarán»

El líder liberal considera que ha llegado el momento de decirle a los partidos políticos y a las instituciones del Estado que no puede percibir dinero público «quien se dedica a romper la democracia y la convivencia». El ataque, perpetrado por las juventudes de la formación con menos escaños en la Cámara catalana contra la vencedora de las últimas elecciones autonómicas, no ha amedrentado a los liberales.

La jefa de la Oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, ha tachado de «fascistas» a los responsables del ataque, pero ha querido ser clara y contundente: «Vuestras amenazas, insultos y señalamientos no nos callarán. Seguiremos defendiendo la democracia, la unión y la libertad».

Esta vez, la excusa que han encontrado los independentistas radicales para coaccionar a los liberales ha sido su defensa de la gestación subrogada. «Por nuestros cuerpos no pasaréis», se leía en la fachada de la sede, en unas pintadas con la firma de Arran que Ciudadanos ha denunciado esta mañana ante los Mossos d'Esquadra.

A vueltas con los lazos

Hoy, que se cumple el nuevo plazo que le concedió ayer la Junta Electoral Central a Quim Torra para que retire de los edificios públicos las «esteladas» y los lazos amarillos, Rivera ha exigido al presidente autonómico que «abandone toda posibilidad de adueñarse de Cataluña». «El Estado tiene que tomar medidas y no puede ser que el Gobierno mire hacia otro lado», ha sentenciado.

Rivera ha recordado que ignorar a la Justicia es delito y ha acusado directamente a Torra de estar «prevaricando», pero sus dardos han ido también contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se resiste a actuar contra sus socios de la moción de censura pese a que el jefe del Ejecutivo catalán ha anunciado ya que desobedecerá nuevamente a la Junta Electoral Central.

«Sánchez, lo siento mucho, ya sé que son sus socios, que se pasea de la mano con ellos, que le apoyaron la moción de censura, pero es el presidente de España hasta que deje de serlo. Y hasta que deje de serlo tiene que cumplir la ley», ha advertido Rivera al secretario general del PSOE.