Ha muerto la ex diputada socialista Carme Chacón a los 46 años - Chema Barroso

Muere Carme Chacón, la primera mujer al frente de los ejércitos

La exministra y aspirante a liderar el PSOE tenía 46 años y sufría una cardiopatía congénita

MadridActualizado:

La exministra de Defensa y Vivienda y dirigente socialista Carme Chacón falleció ayer, a la edad de 46 años, como consecuencia de una cardiopatía congénita, una dolencia de la que hablaba con naturalidad.

Aspirante a todo en el PSOE y pionera como primera mujer al frente de los Ejércitos y la Armada, nunca ocultó una afección que le obligaba a revisiones periódicas pero que no condicionó su vida, aunque habría estado llamada a un destino más sosegado debido a las 35 pulsaciones por minuto a las que le latía el corazón desde que llegase al mundo de forma prematura. Su muerte llega meses después de haber dado un paso atrás en su carrera política: ya no era diputada. La exministra, madre de un niño de ocho años, se encontraba «estrenando vida», tal y como manifestó recientemente, tras divorciarse del empresario Miguel Barroso, con quien había contraído matrimonio en diciembre de 2007.

El cuerpo de la política barcelonesa fue hallado en su domicilio madrileño de la calle Viriato 20 a las 19.30 horas. Chacón acababa de regresar de Estados Unidos, donde el pasado viernes había ofrecido una conferencia en el Centro Cultural Español de Miami sobre «Mujeres, política y derechos». Ese fue el último acto público de una política que pasa a la historia como la primera mujer ministra de Defensa, dejando para el recuerdo su toma de posesión, en pleno embarazo, el 14 de abril de 2008 en el que su frase de «¡Capitán, mande firmes!» resume como ninguna otra su trayectoria política.

La noticia causó conmoción en las filas socialistas, cuyos candidatos al liderazgo del partido se manifestaron impactados y conmocionados por la marcha de la que muchos de sus compañeros definen como una de las mujeres más importantes de la historia de su partido.

Unos familiares de Barcelona no sabían nada de ella desde ayer y avisaron a una amiga de Madrid para que acudiese a la vivienda. Ella tampoco consiguió ponerse en contacto con Carme Chacón, por lo que llamó a Emergencias. La Policía Nacional, el Summa y los bomberos se personaron en la casa y la hallaron muerta, vestida con un pijama, en su cama.

Los primeros datos apuntaban a que llevaba fallecida unas siete horas. Fuentes policiales confirmaron a ABC que no existen signos de violencia y que todo apunta a causas naturales. Las diligencias serán remitidas al juzgado enterado del caso.

Eterna promesa

Desde el pasado 26 de junio Chacón ya no era diputada en el Congreso, una vez que decidió no repetir como cabeza de lista del PSC por Barcelona. Su figura siempre fue respetada en Cataluña, pero su ascenso político no se fraguó en esa comunidad, sino que fue en paralelo a la llegada a la secretaría general del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. Algo que catapultó su carrera pero que no necesariamente facilitó su discurrir en las tripas del socialismo catalán.

Chacón ( Esplugues del Llobregat, 1971) ocupó su primer cargo público como concejal de su municipio natal en 1999. Aunque en la corriente de pensamiento «Nueva Vía» que pilotó el lanzamiento de Zapatero como líder socialista cuando existían por entonces otros rostros principales. Chacón participó en ella desde sus primeros compases. En el año 2000 fue elegida diputada por primera vez, y su carrera dio un salto cualitativo cuando en septiembre de 2003 fue nombrada portavoz del PSOE y del comité electoral de los socialistas para los comicios del 14 de marzo de 2004. En esa legislatura ocupó la vicepresidencia primera del Congreso de los Diputados hasta comienzos de julio de 2007, cuando Zapatero la reclamó para su gobierno como ministra de Vivienda. Menos de un año ocupó esa función, ya que tras su reelección el presidente socialista la designó como ministra de Defensa.

Zapatero, su mentor

Desde entonces su nombre aparecía en las primeras filas para suceder a José Luis Rodríguez Zapatero al frente del PSOE. Nunca renegó del vínculo con su mentor, aunque para la historia queda también aquel día de marzo de 2008 en el que se autoproclamó como «la niña de Felipe» ante las 30.000 personas que abarrotaban el Palau Sant Jordi de Barcelona en el que fue el último gran mitin de los socialistas en Cataluña.

Su muerte provocó ayer un profundo impacto en toda la política española y en particular en la familia socialista. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue de los primeros en reaccionar a la noticia y trasladar su pesar: «Mi más sentido pésame a la familia, amigos y compañeros de Carme Chacón, gran política con sentido de Estado».

Su condición de ministra de Defensa será su gran hito, pero también será recordada por lo que no fue. En mayo de 2011 decidió dar un paso atrás y no competir por liderar la candidatura del PSOE en las elecciones generales. Era la sucesora natural, pero decidió echarse a un lado para no competir con todo un sector del partido que promocionaba la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba. «Hay quienes piensan que el futuro se conquista con fuerza, pero también se hace con generosidad», dijo aquel día. En aquella comparecencia en el Congreso en la que comunicó su decisión, y en la que apenas pudo disimular las lágrimas, planteó que daba «un paso atrás para que el partido de un paso adelante».

El liderazgo

Pero Rubalcaba no colmó las aspiraciones electorales de quienes veían en él la única opción del PSOE tras la gestión de la crisis económica por Zapatero. Sus 110 escaños del 20 de noviembre suponían en ese momento el peor resultado de los socialistas desde la restauración de la democracia.

Entonces Chacón sí dio el paso al frente que meses atrás había frenado. El PSOE vivía en la interinidad y la exministra se presentaba como la renovación —pese a la experiencia que traía consigo— frente a un Rubalcaba que había estrellado gran parte de su capital político en la reciente cita electoral, y cuyos orígenes políticos se perdían más de dos décadas atrás. Pero en un PSOE en el que las primarias no eran todavía más que un rumor y que todavía no sentía el aliento de Podemos a su espalda (meses atrás había tenido lugar el 15-M) Rubalcaba se impuso a Chacón en el 38º Congreso del PSOE el 4 de febrero de 2012 por tan solo 22 votos. Su rival aquellos días trasladó ayer su pesar nada más conocer la noticia: «Desolado por la muerte de Carme. Un fuerte abrazo a su familia». Aquella derrota no leyó como su final político, y su nombre no desapareció de las quinielas futuras. Pero de facto fue así. Descartó participar en el proceso de 2014 que terminó por aupar a Pedro Sánchez. Ya había tomado entonces cierta distancia al renunciar un año antes a su escaño para dar clases en Miami.

En el proceso de primarias que vive el partido, Chacón participó recientemente en el acto de apoyo a la candidatura de Susana Díaz, pero ya incluida más en el ramillete de figuras históricas que acompañaron a la líder del socialismo andaluz y no tanto como el presente del partido.