Esta sencilla técnica puede salvar vidas en caso de atragantamiento

La «maniobra de Heimlich» consiste en colocarse detrás y abrazar a la víctima por la espalda con los dos brazos

Actualizado:

El tiempo es vital cuando alguien sufre un atragantamiento. En cuatro minutos después de un episodio de asfixia puede haber daños cerebrales y en diez minutos las probabilidades de perder la vida son muy altas. En ese escenario, la «maniobra de Heilmich» se vuelve fundamental para salvar a la víctima. Una compresión fuerte debajo de las costillas, para sacar el aire de los pulmones y expulsar el objeto.

La «maniobra de Heimlich» consiste en colocarse detrás y abrazar a la víctima por la espalda con los dos brazos. En esta posición y de pie, se coloca una mano cerrada apoyando el puño con el pulgar sobre el abdomen, justo por encima del ombligo y por debajo del final del esternón y la otra recubriendo la primera.

Esta técnica de primeros auxilios fue inventada por el médico estadounidense Henry Heimlich.