El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durantre una entrevista la pasada semana en Bruselas - REUTERS

Junts per Catalunya mantiene el pulso y advierte: «Puigdemont será investido»

Puigdemont se cree presidente de la Generalitat y dará hoy el mensaje de fin de año

BarcelonaActualizado:

Pese a que los juristas señalan que la intención de Carles Puigdemont de convertirse en presidente de la Generalitat, retorciendo la interpretación del Reglamento del Parlamento de Cataluña y de la Ley de la presidencia de la Generalitat, no es posible si no es in situ, estando presente en el hemiciclo de Barcelona, Junts per Catalunya (JpC) mantiene el envite y ayer envió varios dardos dirigidos, principalmente, al Gobierno y a su socio de ERC.

Bajo el pretexto de acusar a los «medios españoles» de llevar a cabo una «campaña» por la que aquellos no aceptan «la democracia y el resultado del 21-D», JpC envió un argumentario a los 34 diputados electos de su formación, que también distribuyó entre la prensa, asegurando que «el independentismo tiene mayoría absoluta», «el presidente Puigdemont es el gran vencedor de las elecciones» -cita que siguen calificando como «ilegítima»- y, por lo tanto, «Puigdemont será investido presidente. El Estado no lo puede impedir». Además, en el documento se indica que el Gobierno tiene que poner fecha al día concreto que piensa «anular el 155».

Sin embargo, JpC no se queda solo en una declaración de intenciones dirigida al Gobierno, en particular, y al Estado de Derecho, en general, sino que la formación que lidera el expresidente de la Generalitat desde Bélgica también advierte, sin citarlo, a su socio de gobierno, ERC, al señalar que: «Solo hay un tipo de gente que no quiere que Puigdemont sea investido presidente: los que no creen en la democracia». Y añade: «¿Cómo se puede construir la república si no defendemos primero nuestras instituciones?».

JpC no se moverá de lo que define como «principio democrático», que no es otra cosa que el que se basa en que «aquel que ha sido escogido democráticamente ha de poder ser investido». Así, asegura la formación creada ad hoc por Puigdemont, «para que vuelva el presidente se ha de votar al presidente» y «la gente ya lo ha hecho». Por ello, «lo que la gente ha votado no lo puede cambiar el Parlamento».

De esta manera responde Puigdemont en público a la reacción de juristas, partidos políticos constitucionalistas y, sobre todo, ERC una vez se ha sabido que pretende convertirse en presidente de la Generalitat sin pisar el Parlamento de Cataluña. Todos los citados se oponen a aceptar la estratagema del expresidente autonómico, y la decisión de Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, que ayer anunció la fecha de la constitución del próximo Parlamento de Cataluña para el 17 de enero, acorta los plazos para la negociación entre JpC y ERC, ahora bloqueada a la espera de que Puigdemont tire la toalla.

Simulacro de «mensaje»

Mientras tanto, Puigdemont sigue creyéndose presidente de la Generalitat y hoy pronunciará un simulacro de «mensaje institucional», desde Bélgica, con motivo de fin de año, y tal y como es costumbre que lleven a cabo algunos presidentes autonómicos. Lo difundirá por las redes sociales.