Juan Pedro Yllanes
Juan Pedro Yllanes - EFE

Así es Juan Pedro Yllanes, el juez al que Monedero amenazó en el comedor del Congreso

El actual diputado de Podemos por Baleares es un reconocido jurista y un buen aficionado al cine

Palma de MallorcaActualizado:

El juez en excedencia Juan Pedro Yllanes (Sevilla, 1960), actual diputado de Podemos por Baleares, debería haber presidido el tribunal del juicio del caso Nóos, tras haber sido designado para dicho cometido por la Audiencia Provincial de Baleares. Sin embargo, en noviembre del pasado año Yllanes solicitó la excedencia voluntaria como magistrado, tras aceptar formar parte de la candidatura de Podemos en las Islas para las elecciones generales del 20 de diciembre, como número uno de la lista al Congreso. Yllanes obtuvo el escaño tanto entonces como en los comicios celebrados el pasado 26 de junio.

Apenas tres semanas después de obtener por vez primera el acta de diputado, el 11 de enero de este año, empezaba en Palma el juicio del caso Nóos. Algo de nostalgia debió de sentir Yllanes en aquellas fechas de su dilatada y reconocida labor como juez, iniciada en 1989, pues fue una de las personas que ese primer e histórico día se acercó, como un mero espectador más, hasta las inmediaciones del edificio que acogería todas las sesiones del proceso.

Yllanes trabajó inicialmente como juez en Mallorca entre 1989 y 1992, destino al que regresó en 1998. Además estuvo destinado también en Sevilla y en Barcelona. Ya de nuevo en la isla, trabajó sobre todo en la Audiencia Provincial. A diferencia de otros juristas, el actual diputado de Podemos siempre ha sido poco amante de la retórica y de las frases más o menos rimbombantes. La claridad y la concisión son, en ese sentido, dos de sus virtudes.

Podría afirmarse que Yllanes empezó a ser conocido públicamente tras haber sido designado como ponente en el juicio del caso Andratx, que supuso el ingreso en prisión del exalcalde del citado municipio mallorquín, el popular Eugenio Hidalgo, por corrupción urbanística.

Cinéfilo impenitente y actor aficionado, entre las películas favoritas de Yllanes se encuentran «Testigo de cargo», «Matar a un ruiseñor» o «Veredicto final». Otro título que le agrada especialmente es «Rashomon», de Akira Kurosawa, porque, según sus propias palabras, «une a todas sus bondades cinematográficas la capacidad de hacer que quienes trabajamos en el ámbito jurídico nos planteemos preguntas acerca de la certeza de lo que se ve y cómo se ve, y de la necesidad de aceptar puntos de vista diferentes o discrepantes sobre una misma realidad».

Quizás por ello, y ya en clave política, Yllanes fue uno de los firmantes del manifiesto 'Recuperar la ilusión. Democracia para ganar', dado a conocer públicamente el viernes de la pasada semana. Además, un día después arropó a Íñigo Errejón en el acto público que ofreció en Palma con militantes y simpatizantes de Podemos. Esa «necesidad de aceptar puntos de vista diferentes o discrepantes sobre una misma realidad» a la que aludía Yllanes hace ya algún tiempo es la que ahora, al parecer, Juan Carlos Monedero no parece dispuesto a admitir o tolerar de ningún modo.