Iván Espinosa de los Monteros y Macarena Olona, ayer en el Congreso después de la Junta de Portavoces
Iván Espinosa de los Monteros y Macarena Olona, ayer en el Congreso después de la Junta de Portavoces - EP

Más de cinco millones en sueldos de diputados para un Congreso en «parálisis»

Vox pide que no se abonen salarios a los parlamentarios hasta que haya Gobierno

MadridActualizado:

Cuando concluya este mes de julio, el Congreso de los Diputados se habrá gastado 5,08 millones de euros en abonar los sueldos de los diputados desde el día de las elecciones. Esto es, a un ritmo de 1,65 millones de euros cada mes, según los cálculos realizados por este periódico a partir del régimen económico vigente para sus señorías ya que la Cámara se niega a ofrecer la cifra oficial. Este montante se refiere únicamente a salarios ya que no incluye los complementos, gastos de representación y gastos de libre disposición de los nueve miembros de la Mesa del Congreso, los ocho portavoces parlamentarios y los veinte portavoces adjuntos de la Cámara. Unos extras que ascienden en conjunto a casi 100.000 euros mensuales. Tampoco recoge el gasto en taxis -cada diputado recibe una tarjeta cargada con 3.000 euros al año para sus desplazamientos por la capital- ni la cobertura de los desplazamientos de los parlamentarios en avión, tren, automóvil o barco o sus gastos de aparcamiento en las estaciones de tren y aeropuertos.

El desembolso en salarios de los diputados se produce en un momento en el que todos los partidos de la oposición coinciden en denunciar la «parálisis» que vive el Congreso. No se ha celebrado ninguna sesión plenaria desde la constitución de las Cortes el pasado 21 de mayo, y su presidenta, Meritxell Batet, no ha constituido aún la Diputación Permanente a pesar de que el pasado 1 de julio la Cámara entró en periodo inhábil y este órgano es el único que puede ejercer las funciones del pleno. La previsión de Batet es constituirla el próximo 23 de julio, una vez concluido el debate de investidura, lo que impedirá que el Congreso pueda controlar al presidente en funciones, Pedro Sánchez, y a sus ministros antes de esa fecha. Tampoco se han creado las comisiones parlamentarias a pesar de que hay varias peticiones de comparecencia registradas por los grupos de la oposición. Y no se ha debatido aún ninguna iniciativa legislativa bajo el argumento de que todo debe esperar hasta que se celebre el debate de investidura.

Sin apoyos

Ante esta situación de parálisis, Vox cree que tiene que empezar a haber consecuencias que incentiven a los parlamentarios a llegar a acuerdos y sacar adelante el Gobierno. No solo en el Congreso sino también en los parlamentos autonómicos donde se están viviendo situaciones parecidas de estancamiento. El portavoz de este grupo en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, explicó ayer que busca fórmulas para conseguir que sus señorías se empleen a fondo en la búsqueda de pactos de investidura, y propuso como camino a seguir la retirada del sueldo a los diputados hasta que no se constituyan los ejecutivos.

«Es algo que estimularía la creación de gobiernos, acortaría los plazos», defendió en rueda de prensa en el Congreso, asegurando sentir «bochorno» ante la situación que observa en el Congreso. «Hay muy poca gente trabajando y toda la gente está cobrando», denunció.

Esta opción, sin embargo, no ha sido bien recibida por el resto de los grupos. Desde el PP, la vicepresidenta tercera del Congreso, Ana Pastor, ha considerado que los ciudadanos deben verse reflejados en los parlamentarios y que la propuesta de Vox «tiene poco sentido común». Ciudadanos, por su parte, ha salido al paso de la crítica asegurando que sus diputados sí están trabajando mientras Podemos ha calificado la idea de «puro humo».

Aun así, Espinosa de los Monteros dio un primer paso el martes durante la reunión de la Junta de Portavoces al proponer que los diputados que accedan a algún cargo en las comisiones que se constituirán a finales de julio no cobren el complemento correspondiente hasta que estos órganos no se pongan a funcionar. Batet se ha comprometido a estudiarlo, según Vox, pero la mayoría de los grupos se ha posicionado en contra a la salida de la reunión, argumentando que las comisiones estarán operativas durante el mes de agosto.