Imagen de archivo de la cárcel Castellón I, donde se encontraba Otxoa de Eribe
Imagen de archivo de la cárcel Castellón I, donde se encontraba Otxoa de Eribe - ABC

Conceden la libertad condicional al etarra José Ángel Otxoa de Eribe por su «grave enfermedad»

Condenado a 30 años por tentativa de asesinatos y estragos, Otxoa de Eribe ingresó en prisión el 19 de enero de 2000 tras haber sido expulsado de México

EP
BilbaoActualizado:

El preso de ETA José Ángel Otxoa de Eribe ha salido en la tarde de este viernes de la cárcel de Castellón I, tras acceder a la libertad condicional debido a su «grave enfermedad», según ha informado la asociación de familiares de presos, Etxerat.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias concedió a José Ángel Otxoa de Eribe el tercer grado penitenciario a mediados de junio debido a la enfermedad que sufre y hoy ha salido finalmente de prisión.

Condenado a 30 años por tentativa de asesinatos y estragos, Otxoa de Eribe ingresó en prisión el 19 de enero de 2000 tras haber sido expulsado de México.

En su comunicado, Etxerat ha emplazado «al nuevo Gobierno español que surja, a los jueces y a los responsables de Instituciones Penitenciarias, a que, con urgencia, pongan fin de una vez a tanto sufrimiento gratuito e inútil».

«Tenemos otros 20 familiares con enfermedades graves, quince de los cuales aparecen en la lista pública que, sin demora, sin ningún tipo de condicionante, deben regresar a su entorno para ser tratados en condiciones médico-sanitarias adecuadas», han añadido.

Sortu

Por su parte, Sortu también ha valorado la excarcelación y ha señalado que «llega excesivamente tarde». «Pese a alegrarnos por su puesta en libertad, denunciamos que el Estado español ha tratado de manera cruel e inhumana a este preso que se encontraba en la lista de los 21 con enfermedades graves».

Tras señalar que la crueldad debe «cesar inmediatamente"», ha llamado a la ciudadanía a «seguir movilizándose a favor de la los derechos de las personas presas, sobre todo de aquéllas con enfermedades graves e incurables, como es el caso de Ibon Fernandez Iradi, Txus Martin y Kepa Arronategi».