Francina Armengol, presidenta de las Islas Baleares
Francina Armengol, presidenta de las Islas Baleares - EFE

El catalán volverá a ser un requisito y ya no solo un mérito para poder ser funcionario en Baleares

Desde la llegada del nuevo tripartito al Ejecutivo autonómico la lengua propia de la Comunidad está ganando terreno en detrimento del castellano

Palma de MallorcaActualizado:

El Parlamento balear ha aprobado en el pleno de este jueves una modificación puntual de la actual Ley de la Función Pública, para que el catalán vuelva a ser un requisito, en lugar de sólo un mérito, para poder ser funcionario en la Comunidad. Han votado a favor de dicha modificación el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos, que son las tres formaciones que en esta legislatura dan su apoyo a la actual presidenta autonómica, la socialista Francina Armengol. También ha dado su voto favorable Proposta per les Illes (PI) —sucesora de la extinta UM—, mientras que el PP y Ciudadanos han votado en contra.

El anterior presidente autonómico, el popular José Ramón Bauzá, había modificado inicialmente la Ley de la Función Pública en julio de 2012, con el propósito de que el catalán pasase a ser considerado únicamente como un mérito y no un requisito para ser empleado de la Administración. El PSOE presentó en aquel momento un recurso de inconstitucionalidad contra dicho cambio. Finalmente, en octubre de 2013 el Tribunal Constitucional avaló la decisión de Bauzá.

Aun así, uno de los principales objetivos del nuevo tripartito balear es derogar en esta legislatura todos los cambios introducidos por Bauzá en materia lingüística. De momento, en este curso ya ha dejado de estar vigente el controvertido Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), decreto aprobado por el PP que preveía la implantación progresiva de un sistema de enseñanza trilingüe en los colegios, con el inglés como tercera lengua, y que representaba en la práctica el fin de la inmersión lingüística en catalán.

El pasado mes de enero, Armengol presentó ya el borrador del decreto que sustituirá al TIL. La nueva norma prevé que los centros educativos puedan decidir si impartirán o no materias no lingüísticas en una lengua extranjera.

Por lo que respecta a la radiotelevisión pública balear, IB3, con Bauzá se empezaron a utilizar en los informativos las modalidades insulares de la lengua catalana, al mismo tiempo que volvieron a emitirse películas en castellano. En la presente legislatura, en cambio, en los noticiarios sólo se utiliza el denominado catalán estándar. Además, de manera progresiva se están volviendo a programar películas dobladas en Cataluña en ese mismo catalán estándar, que no tiene en cuenta las modalidades lingüísticas isleñas.

Paradójicamente, los orígenes de la actual política lingüística en Baleares habría que buscarlos en los primeros gobiernos autonómicos del PP. Con los populares al frente del Ejecutivo regional se aprobaron dos normas todavía hoy vigentes, la Ley de Normalización Lingüística, en 1986, y el nuevo Estatuto de Autonomía, en 2007, con Gabriel Cañellas y con Jaume Matas como máximos mandatarios, respectivamente.

El actual Estatuto de Autonomía señala, por ejemplo, que «la lengua catalana, propia de las Islas Baleares, tendrá, junto con la castellana, el carácter de idioma oficial». En el mismo sentido se expresaba ya la citada Ley de Normalización Lingüística. Por otra parte, con Matas como presidente autonómico se puso en marcha el llamado Decreto de Mínimos, en 1997, que obligaba a los colegios a impartir en catalán al menos el 50 por cien de las clases. En la práctica, el citado decreto acabó favoreciendo la inmersión lingüística en dicho idioma.

En cualquier caso, todavía hoy una parte significativa de la población nacida o residente en el Archipiélago utiliza las expresiones «mallorquín», «menorquín» o «ibicenco» para referirse a sus lenguas maternas, expresiones que conviven con la de «catalán», utilizándose a menudo todas ellas como sinónimas. La denominación oficial de «lengua catalana» se ha ido asentando poco a poco, pero siempre y cuando su uso no suponga que se acepta la existencia de una dependencia cultural o política con respecto a Cataluña. En ese contexto, el concepto de «Países Catalanes» es rechazado por la inmensa mayoría de los habitantes isleños.

Hay también ciudadanos y entidades que, por su parte, consideran que se debería utilizar el término «balear» para referirse genéricamente al idioma de las Islas, y ponen como ejemplo el caso de la Comunidad Valenciana y del «valenciano», pero esa posición es por ahora aún minoritaria a nivel de aceptación popular.