El exmayor de los Mossos, Jospe Lluís Trapero, tras declarar en la Audiencia Nacional durante la instrucción EFE

La Audiencia estudia hoy su competencia para juzgar a Trapero

Como ya hicieron en el Supremo, las defensas del «procés» intentan llevarse el caso al TSJC

MadridActualizado:

A siete días de que comience en el Tribunal Supremo el juicio del «procés», en el que doce líderes independentistas se sentarán en el banquillo acusados de rebelión, sedición y malversación, la Audiencia Nacional estudia este martes su competencia para juzgar otra de las «patas» del intento de secesión en Cataluña: la cúpula de los Mossos. En este procedimiento, en el qu e los encausados son el exmayor Josep Lluís Trapero, la intendente Teresa Laplana y los jefes de ambos –el exsecretario de Interior César Puig y el exdirector de los MossosPere Soler–, la Fiscalía pide entre 4 (Laplana) y 11 años de cárcel (los otros tres). Les acusa de no haber impedido el asedio a la comisión judicial frente a la Consejería de Economía de la Generalitat el 20 de septiembre y de la pasividad de los agentes del cuerpo ante la votación ilegal del 1-O pese al mandamiento judicial que la prohibía.

En la vista de previo pronunciamiento convocada para las diez y media de la mañana, la Sección Primera de lo Penal analizará las cuestiones planteadas por los acusados Puig y Soler, entre ellas la propia competencia de este tribunal para juzgarles.

El abogado de Puig –que también lo es de Puigdemont–, Jaume Alonso-Cuevillas, alega que hay «importantes precedentes de la propia Audiencia Nacional que resultan absolutamente contrarios al reconocimiento de la competencia de este tribunal para el enjuiciamiento del delito de rebelión».

Después de esta vista, que será pública y a la que, al igual que la que se celebró en el Supremo en diciembre no tienen por qué acudir los acusados, la Sala tendrá que resolver las cuestiones planteadas. Finalizado este trámite, las defensas presentarán los escritos en los que propondrán ya la prueba que consideren necesaria para el juicio, cuya celebración no se espera hasta que el Supremo dicte la sentencia del «procés», íntimamente ligada a este caso.

«Mandos subalternos»

La Fiscalía considera que Trapero, Soler y Puig incurrieron en el delito de rebelión –la juez Lamela les atribuía sedición– en el apartado referido a declarar la independencia de una parte del territorio nacional y también por «sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno». Según los fiscales, lo hicieron en calidad de «mandos subalternos», no de jefes, lo que acarrea una pena algo menor que la de aquéllos.