El PSOE conmemorará el 40 aniversario del congreso de Suresnes este jueves

En un acto al que asistirán Pedro Sánchez, Felipe González y Alfonso Guerra con veteranos y jóvenes del partido

Actualizado:

El PSOE y la Fundación Pablo Iglesias están organizando un acto conmemorativo del 40 aniversario del congreso de Suresnes que realizó el partido en la clandestinidad y que supuso el relevo de la vieja dirigencia socialista de la posguerra con Rodolfo Llopis al frente.

Junto al hoy secretario general, Pedro Sánchez, los protagonistas de la celebración, el jueves 17 en Madrid, serán Felipe González y Alfonso Guerra, actual presidente de la fundación, cabezas visibles de aquella generación de izquierda que terminaría llegando al poder en España en 1982.

Entre 1972 y 1974 se producen una serie de crisis en el interior del PSOE, que culminarán con la salida del partido del grupo de Llopis, quien constituirá tras su salida el PSOE (r), por su negativa a convocar la cita congresual ante la amenaza de perder el poder.

Finalmente el congreso es convocado entre el 11 y el 13 de octubre de 1974. El lugar elegido es Suresnes, una barriada en las cercanías de París, mítica desde entonces para los socialistas españoles.

En noviembre de 1974, en los estertores del franquismo, el PSOE contaba con 3.597 afiliados, según sus propios datos, de los cuales 2.548 eran militantes clandestinos con residencia en España, mientras que los otros 1.049 vivían exiliados en Francia, Alemania, Gran Bretaña, México, muchos de ellos desde el término de la Guerra Civil (1939).

De la generación que protagonizó aquel histórico congreso son los Enrique Múgica (exPCE), Luis Yáñez o Manuel Chaves, los cuales disfrutaron posteriormente de las mieles del gobierno, pero también de los Luis Gómez Llorente, el exlíder de UGT Nicolás Redondo padre, y Pablo Castellanos, entre otros, que se distanciaron pronto de la pareja González-Guerra.

Hace ahora 40 años, el PSOE apostó por la «república federal de las nacionalidades» ibéricas, incorporando a sus estatutos el «derechos de autodeterminación». Pero, en 1977, González y Guerra terminaron aceptando la bandera rojigualda y la monarquía como forma de Estado, para conseguir la legalización del PSOE y su presentación a las primeras elecciones generales democráticas, en junio de ese año.