Las entidades asumen desde ayer el pago del AJD en las hipotecas - AFP

La banca mantiene precios pero estudia cómo repercutir el AJD al cliente sin subir el tipo de las hipotecas

Competencia avisa a las entidades de que estará alerta ante cualquier subida concertada de tarifas

MadridActualizado:

Los bancos abrieron ayer sus sucursales asumiendo ya el pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) en las nuevas hipotecas, como fijó el Gobierno por decreto la semana pasada. Y aunque advirtieron de que ese coste terminarán repercurtiéndolo a medio plazo a los clientes, este lunes no hubo variaciones en la oferta comercial. Uno de los motivos es la enorme presión competitiva.

«Nos estamos mirando de reojo los unos a los otros a ver qué hace cada uno, no no podemos quedar fuera del mercado», admiten desde uno de los grandes bancos. Lo que se teme con contraofertas de la competencia con créditos más baratos. Ayer mismo, Pibank, nueva marca de Banco Pichincha, aprovechó el día para lanzar una oferta con el reclamo comercial de que asume todos los gastos, incluido el AJD y la tasación.

Un gestor de oficina de Bankia explicó a ABC que la dirección informó ayer a la red de que la entidad mantendrá por ahora los diferenciales en sus hipotecas y seguirá sin cobrar comisión de apertura. En esta línea, el resto de bancos consultados aseguran que por ahora su oferta sigue siendo la misma que hasta el pasado viernes, cuando se publicó en el BOE la norma.

A pesar de que algunas entidades como Caixabank e Ibercaja ya subieron ligeramente el interés de sus préstamos en medio del caos generado por el Tribunal Supremo, la banca descarta una subida repentina de tipos. «Lo que va a pasar es que más allá de la publicidad de los precios, que es un gancho comercial, luego en la oficina las ofertas van a ser cada vez más personalizadas», explican en otro grupo.

En este sentido, lo que barajan los bancos es exigir aún más vinculación —domiciliación de ingresos y contratación de tarjetas y seguros, por ejemplo— para acceder a los mejores precios y reducir bonificaciones.

La CNMC avisó ayer de que estará vigilante ante cualquier subida concertada de precios. «No vamos a permitir que bajo ningún concepto se produzcan conductas coordinadas o recomendaciones colectivas», dijo el presidente de la institución, José María Marín.

En esa línea, Hacienda confía en que Competencia actúe para evitar que se repercuta el coste del impuesto al cliente. La secretaria de Estado del ramo, Inés Bardón, instó ayer en el Senado a que la CNMC actúe y denuncie si es necesario. «Si la CNMC observara que se produce un acuerdo de mercado de las grandes entidades, está para que emita la correspondiente denuncia», dijo, aclarando además que, frente a las dudas en la interpretación del decreto, cooperativas de crédito y cajas rurales pagarán el impuesto.