Anni Espar: «No me puedo quedar con una sola imagen, mejor un álbum entero»
Anni Espar, campeona del mundo de waterpolo - efe
mundial de natación

Anni Espar: «No me puedo quedar con una sola imagen, mejor un álbum entero»

La waterpolista, fan incondicional del Barcelona, afirma que quieren seguir a este nivel hasta el oro de Río 2016

Actualizado:

Pasan las horas desde esa final mágica ante Australia en la que la selección española de waterpolo femenino se coronó con la medalla de oro en el Mundial de Barcelona 2013, pero las sensaciones permanecen grabadas a fuego en la piel de Anni Espar, una de las protagonistas de esta historia tan bonita como sufrida. Algo más relajada, esta catalana de 20 años habla con ABC sobre sus impresiones personales en este Mundial, el trabajo de sus compañeras, su pasado, su presente y su todavía difuso futuro.

- ¿Ya se cree que es campeona del mundo?- No te creas, todavía están las imágenes un poco borrosas, pero sí, poco a poco nos lo vamos creyendo. Es que es algo muy grande, muy difícil de explicar qué se siente. Por lo menos, durante los dos próximos años, llevaremos esta etiqueta.

- Pero se le habrá pasado el cansancio.- Del partido, sí, claro, pero las celebraciones también han pasado factura.

- ¿Qué es lo que más recuerda de la final?- No sé si puedo elegir solo una imagen, prefiero un álbum entero. Pero si me tengo que quedar con algo es con la grada. Espectacular. Y luego nos dijeron que hubo más de un millón de personas viéndonos por televisión. Todavía se me pone la carne de gallina al pensarlo. Es uno de esos momentos que pasa muy pocas veces en la vida. Puede que ya no lo vuelva a pasar.

- Fue la final perfecta. Australia salió con mucho miedo.- Todas nos esperábamos que fuera más duro. Es el último partido y después de superar a Estados unidos en cuartos y a Hungría en semifinales, nos pusimos en lo peor. Pero fue todo lo contrario. Había un sentimiento de que íbamos a ganar, pero no te sabría decir por qué. Las Picornell ayudaron, seguro.

- ¿La clave del éxito está en el vestuario?- Puede que sí. Nos pasamos tres semanas en el hotel encerradas y siempre había arroz y pasta para comer. Así que se generó la broma de preguntarnos por la mañana: «¿Qué habrá hoy de comer? ¿Arroz o pasta?». El buen rollo, siempre.

- La selección ha ido de cero a cien en apenas tres años.- Sí, ha sido una progresión increíble. Desde Shanghái hasta aquí... Pero queremos seguir en esta línea, no podemos bajar los brazos. Nos llevamos la plata en Londres, pero aquí había 16 equipos, el doble en los Juegos, y son los mejores. Es el objetivo, seguir así para que se apunten nuevos niños y niñas.

- Hasta Río 2016.- Sí, deportivamente es la meta que tengo ahora en la cabeza. Quiero repetir la experiencia de unos Juegos. Tendré 24 años y quiero luchar por el oro olímpico.

- ¿Por qué se decidió por el waterpolo?- Me gustaba la natación, pero probé con 12 años y me gustó mucho. Disfruto más con los deportes de equipo.

- ¿Y qué le decían sus compañeros de clase? ¿O ya era algo normal?- No, me miraban un poco raro cuando decía que me dedicaba al waterpolo. Incluso a veces tenía que explicarle a la gente en qué consistía. Pero ahora ha evolucionado muchísimo. Sobre todo el femenino, que siempre ha sido más invisible.

- Demasiado fútbol, me temo.- Claro. A veces nos da mucha rabia porque ellos se entrenan mucho menos que nosotras, tienen más seguidores y cobran ni se sabe. A mí me gustan todos los deportes, también el fútbol, pero creo que está desproporcionado. Del waterpolo puedes sobrevivir durante tu carrera, pero si te retiras ya puedes encontrar otra cosa porque no habrás ahorrado mucho.

- ¿Algún equipo de fútbol en especial?- Del Barça, claro.

- ¿Les homenajearán con el saque de honor?- Para mí eso sería fantástico, pero no sé si llegarán a tanto.

- Se entrena en Estados Unidos, ¿cómo es allí el waterpolo?- Es más duro que en España. Viven dedicados a eso y se nota. Me ha ido muy bien y merece la pena porque las infraestructuras y la mentalidad la tienen puestas en el deporte al cien por cien.

- Tiene todavía 20 años, ¿cómo se ve dentro de diez?- En lo deportivo, con el oro de los Juegos. En lo personal, mi meta es acabar una carrera y sentirme bien con lo que haga. ¡Aunque todavía tengo que decidir qué carrera quiero hacer!