CINE

Las mejores películas del cine cristiano

Podrían ser diez, como los mandamientos, o doce, como los apóstoles, pero hemos optado por el término medio. De Dreyer a Xavier Beauvoir, estas cintas son un compendio de devociones

Actualizado:1234567891011
  1. 1. La pasión de Juana de Arco (1928)

    Maria Falconetti brilla en esta película
    Maria Falconetti brilla en esta película

    Las dimensiones de la religión en la vida de las gentes ocupan espacios, a menudo, ignorados por uno mismo. Bien lo contó Eugenio Trías. Esta obra maestra de Carl Theodor Dreyer, con una excepcional fotografía en blanco y negro, cuenta, sin palabras, con imágenes, gestos, muecas, expresiones y llantos, el dolor que Juana, con 19 años, siente ante la acusación –política, que no religiosa– de bruja y hereje, mientras jura haber recibido de Dios la misión de salvar Francia. Una película de primeros planos. Una actriz ejemplar, Maria Falconetti, y una aparición fantasmagórica de Antonin Artaud junto a los inquisidores.

  2. 2. Los diez mandamientos (1956)

    Charlton Heston, como Moisés, con las Tablas de la Ley
    Charlton Heston, como Moisés, con las Tablas de la Ley

    Épico y grandioso Cecil B. de Mille. La mítica del Éxodo del pueblo hebreo y su huída de Egipto. Faraones –qué presencia la de Yul Brynner como Ramsés, o Anne Baxter como Nefertari– príncipes, esclavos, pero todo el poder para Charlton Heston –el gran actor del cine histórico– en su impecable y apocalíptico papel de Moisés. De visión obligada estos días, porque aún deslumbran el paso por el mar Rojo y las tablas arrojadas con furia por alguien que no vería la tierra prometida. La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos declaró esta versión como de especial interés «cultural, histórico y estético». Y ahí sigue.

  3. 3. Ben-Hur (1959)

    Charlton Heston –de nuevo– interpreta a Judá Ben-Hur
    Charlton Heston –de nuevo– interpreta a Judá Ben-Hur

    Judá Ben-Hur, Masala y Jesús de Nazaret son los protagonistas de una película de acción que deriva hacia el interior de los personajes y termina como la crónica de una resurrección: esa prodigiosa escena de la curación de la lepra, sublime, conmovedora. Una historia paralela, la de dos contemporáneos, Jesús y Ben-Hur. Profundamente religiosa, en el proceso de conversión, William Wyler rodó una obra magistral, con el vértigo inolvidable de la carrera de cuadrigas, la maldad y la redención. Repite Charlton Heston y le da réplica un perverso Stephen Boyd. Quien no la ha visto tiene la formidable oportunidad de regresar a un drama íntimo trastocado en Historia universal.

  4. 4. El séptimo sello (1957)

    La partida de ajedrez con la muerte es lo más emblemático de esta cinta
    La partida de ajedrez con la muerte es lo más emblemático de esta cinta

    En el cine hay más modas que tendencias. Y en la bolsa de valores hay autores que suben y otros que bajan. Estos años parece que le toca bajar a uno de los más grandes, Ingmar Bergman. Allá cada uno. Ver esta película estos días, apartado del bullicio y el silicio, es regresar a lo más profundo del cine europeo. Max von Sydow, como el caballero que vuelve de las Cruzadas, la sombra de la peste negra que asola el continente, las dudas, profundamente religiosas, unamunianas, la fe, Dios, la muerte y el destino como una maldita partida de ajedrez conforman una película de una belleza plástica implacable y de hondísimo sentido religioso.

  5. 5. El Evangelio según San Mateo (1964)

    El español Enrique Irazoqui interpretó a Cristo en esta cinta
    El español Enrique Irazoqui interpretó a Cristo en esta cinta

    A todos sorprendió, sobre todo a buena parte de católicos cinéfilos (es compatible) cuando «L’Osservatore Romano» declaró en 2015, con toda la pompa y la circunstancia propias, que este filme, magistralmente dirigido por un hereje de carnet, como fue Pasolini, era la mejor película sobre Jesucristo. Y es verdad. Y la interpretación sobria, contenida, del español Enrique Irazoqui, y la visión delicadísima, teñida de un neorrealismo próximo y distante, ajeno al género, que impregna cada plano. Pasolini eligió el de San Mateo porque es, de todos, el que más se acerca a la figura de Jesuscristo como hombre. De cuando el cine arriesgaba y el público lo agradecía.

  6. 6. La historia más grande jamás contada (1965)

    La recreación de la Última Cena en este filme
    La recreación de la Última Cena en este filme

    Contar con tres directores, aunque solo firmara uno, George Stevens –los otros dos en sombra fueron David Lean y Jean Negulesco– hace de esta película, acompañada de una banda sonora tan efectiva como eficaz de Alfred Newman, la que podría denominarse la biografía canónica (cinematográfica) de Jesús de Nazaret. Seguir los pasos, sobre todo de los últimos días, del Mesías; vivir con emoción la Última Cena, la pasión, la traición, la compasión, son los capítulos, los pasos marcados de manera ortodoxa y grandiosa. Para grandioso otro que repite: Max von Sydow. Eran sus años. Y la aparición, a nadie se le olvida, de Telly Savalas como Poncio Pilatos. Clásico.

  7. 7. Un hombre para la eternidad (1966)

    El conflicto entre Enrique VIII y Tomás Moro es el centro del drama
    El conflicto entre Enrique VIII y Tomás Moro es el centro del drama

    Fred Zinnemann se embarca en un drama digno del más ácido y metafísico Shakespeare al contar, y de qué majestuosa manera, la tragedia de Sir Tomás Moro, pensador de corte erasmista; jurista, filósofo y autor de una obra inmortal, «Utopía». Su ejemplar empeño en no plegarse a los delirios de Enrique VIII en su pretensión de casarse con Ana Bolena, y mantenerse, como fervoroso y firme católico al proclamar que la única mujer del rey sería Catalina, hija de los Reyes Católicos, lo convirtieron en Santo Tomás Moro. Y esta crónica, con unos diálogos inteligentes y una intriga de radical corte religioso, mantiene la atención, y la emoción, y la tensión del espectador sin necesidad de efectos especiales.

  8. 8. El nombre de la rosa (1986)

    Sean Connery y Christian Slater como Fray Guillermo de Baskerville y Adso de Melk
    Sean Connery y Christian Slater como Fray Guillermo de Baskerville y Adso de Melk

    Ni el propio autor de la novela, el genial Umberto Eco, imaginó que Sean Connery –en una de sus más redondas, e irónicas, interpretaciones– llegara a ser el gran Guillermo de Baskerville. Y lo fue. Y esta adaptación, dirigida con minuciosa delicadeza plástica e intelectual, proyectó las viejas querellas entre órdenes religiosas y el dilema de si la Iglesia deber poseer riquezas o no. Y como telón de fondo, asesinatos, en torno a un libro clave para la Historia de Europa. Y un bibliotecario ciego (homenaje envenenado a Borges) y una intriga acompañada de una ácida visión de la censura y el fanatismo.

  9. 9. La Misión (1986)

    Jeremy Irons interpretó a un jesuita español en esta película
    Jeremy Irons interpretó a un jesuita español en esta película

    Como ha ocurrido en otros lamentables momentos, una de las más brillantes películas que narra la Historia de unos españoles, jesuitas, en América, es de producción británica. Solemnes interpretaciones; Jeremy Irons como el padre Gabriel, que llega a las selvas guaraníes de Paraguay con una Biblia, unos evangelios y un oboe; Robert de Niro, como el antiguo capitán Mendoza, cazador de esclavos, redimido en la Misión de San Miguel. Conflicto político y religioso. Mediados del siglo XVIII, la amenaza pende sobre la Orden. Lo que se está haciendo allí preocupa a la Curia, y a Portugal y a España. El cardenal Altamirano es enviado para saber qué ocurre. La música de Ennio Morricone hoy es ya una de las bandas sonoras más desbordantes jamás escritas.

  10. 10. El gran silencio (2005)

    Un magnífico retrato de la vida en una cartuja de los Alpes
    Un magnífico retrato de la vida en una cartuja de los Alpes

    Al director Philip Gröning le surgió la idea de rodar un documental sobre la vida en un monasterio de Cartujos. Eso fue en 1984, pero hasta dos décadas después no pudo comenzar. Claro que, visto el resultado, la espera bien se merecía. El monasterio estaba en los Alpes franceses, el Grande Chartreuse. Quería «capturar ese ritmo de vida», atrapar el silencio como esencia del vivir; descubrir en qué era «el hecho de ser monje», y consiguió una película de belleza excelsa; de sombras majestuosas en las que, en medio de la más absoluta soledad y de un silencio que se escucha y habla, surge la visión de una existencia distinta. Sosiego, humildad, tiempo que pasa como una epifanía prolongada. Una emoción, sin saber por qué, sacude al espectador hasta conmoverle. Y la escena final, con el monje ciego y el único que cuenta «otro catolicismo».

  11. 11. De dioses y hombres (2010)

    Esta cinta se centra en el asesinato de siete monjes trapenses a manos de terroristas
    Esta cinta se centra en el asesinato de siete monjes trapenses a manos de terroristas

    De monstruos y asesinos, también. Basada en hechos terroríficamente reales, el francés Xavier Beauvoir filmó los días previos a la muerte, a manos de fundamentalistas islámicos, de los monjes que vivían en un monasterio por la región de los Montes del Atlas. Argel, en medio de una Guerra Civil, años noventa. Ocho monjes, de la Orden de la Trapa, dedicados a la vida contemplativa, a cultivar sus huertos y a ayudar, socorrer, cuidar y curar (el monasterio era el dispensario local) a la población musulmana de los alrededores. Cuando llegan las primeras amenazas para que se vayan, ellos se resisten, permanecerán allí donde decidieron estar. Nada ni nadie cambiará su fe y su determinación. Todavía hoy la causa sigue abierta. Pero ellos fueron hombres convertidos en dioses.