Proyecto P«roduction of Fatigue» de Léa Mazy
Proyecto P«roduction of Fatigue» de Léa Mazy - ABC
Diseño

El futuro nos cita en Eindhoven

Hablar de la semana del diseño en Holanda es hacerlo de la ciudad de Eindhoven. Espacios punteros e interesantes exposiciones ponen el acento en las soluciones que la disciplina aporta ante las dudas que plantea el futuro

Eindhoven (Holanda)Actualizado:

Eindhoven es cada año el epicentro de la semana del diseño holandés. Lo más interesante de su programa es que, al contrario de otras manifestaciones de este tipo, casi siempre centradas en la industria y el comercio relacionado con la actividad, en esta ciudad de los Países Bajos vemos el lado más especulativo del mismo, con infinidad de proyectos experimentales que proponen ideas, analizan situaciones o plantean cuestiones relacionadas con la profesión misma, con las dudas que plantea el futuro, con la innovación en términos de materiales e incluso con las eternas disquisiciones sobre la frontera entre el diseño y el arte.

Proyectos intrigantes

La cita anual más esperada es la de los proyectos de graduación de la Design Academy Eindhoven, que aglutina un buen número de proyectos intrigantes de cada una de las disciplinas impartidas allí. La gran revelación de esta edición fue la española Inés Sistiaga, que fue premiada por su proyecto «Tailored Bond»: una investigación sobre el tejido de punto en conexión con la industria ortopédica, explorando la presión, la elasticidad y textura de los tejidos para dar con nuevos modelos que reemplacen a los actuales modelos de rodilleras, por ejemplo, que siguen aún basadas en plantillas diseñadas en la II Guerra Mundial. Sistiaga propone un sistema de producción que combina diferentes tecnologías de la industria médica y del tejido.

Como si uno viviese en un episodio de «Black Mirror», en la muestra «Home Smart Home» se entra en una casa en la que habitaba una señora mayor con su robot y toda clase de artilugios de última generación

Su propuesta traduce las resonancias magnéticas en 3-D a una malla tridimensional, y ésta, a un código que la máquina tejedora entienda, de modo que se crean prendas personalizadas para los pacientes. Brillante e inteligente trabajo lleno de posibilidades de futuro. Otro interesante proyecto que vimos allí fue el de Léa Mazy, un proceso de impresión que explora la inesperada belleza resultante de la fatiga como modo de combatir los ideales de la producción en masa.

El proyecto se basa en cartuchos de tinta que, al irse agotando y soltar menos tinta, van generando una serie de efectos diversos que enriquecen la producción de azulejos o cualquier otra superficie. Y también hay que mencionar el proyecto «Precious Cargo», de Sem Leutscher, una serie de jarrones de porcelana cuya decoración representa la polución que produce el transporte de mercancía por el planeta, llamando la atención sobre este problema global.

Lámparas «Freeform», de Kiki van Eijk
Lámparas «Freeform», de Kiki van Eijk

La Design Academy colaboró también con el Van Abbemuseum en la exposición «Geo-Design: Alibaba, from Here to your Home», comisariada por Joseph Grima y Martina Muzi. La muestra es una investigación sobre el impacto social, económico y geopolítico que el gigante del «e-commerce», la compañía china Alibaba, tiene en el mundo del diseño a través de instalaciones de varios autores. Otra interesante exposición fue «Home Smart Home», instalada en Van Abbehuis por el VPRO Media Lab.

Como si uno viviese en un episodio de «Black Mirror», se entraba en una casa en la que habitaba una señora mayor con su robot y toda clase de artilugios de última generación, que pretendía hacernos pensar en cuestiones relacionadas con un futuro hiper-conectado y sus efectos inmediatos en nuestra vida, positivos o negativos. Los diseñadores Kiki van Eijk y Joost van Bleiswijk presentaron en una exposición conjunta llamada «Alter Ego» sus últimos trabajos, donde mostraban distintas facetas de su labor, desde las colaboraciones con grandes empresas a los proyectos propios.

Los recursos no son ilimitados

Otro lugar que siempre merece la pena visitar es Kazerne, unos antiguos barracones militares que albergan bar, restaurante, hotel y tienda, pero que cuentan además con grandes espacios expositivos. En esta ocasión, destacó la muestra «Ongoing Dialogue» con numerosos trabajos de jóvenes diseñadores como Zavier Wong, Kranen/Gille, Lotte van Laatum, Jesper Eriksson, Martens&Visser, Rick Tegelaar o Isaak Monté.

En la exposición «Take Away», su comisaria, Wendy Plom, invita a diez diseñadores a dar una respuesta al mundo del exceso y la abundancia en el que vivimos

Especialmente interesante la exposición «Take Away», de Dutch Invertuals, en la que la comisaría Wendy Plomp animó a diez diseñadores a dar una respuesta al mundo del exceso y la abundancia en el que vivimos, y que necesita de un urgente ajuste y redefinición para determinar lo que nos es esencial, una vez visto que los recursos no son ilimitados.

Por último, en Sectie C, donde muchos diseñadores abren al público sus estudios y talleres, vimos la exposición «Out of the Ordinary», comisariada por Sander Wasinck, que había reunido tres colecciones de elementos salidos de los estudios de sus colegas en la zona: tazas, guantes de trabajo y cepillos de barrer; un curioso retrato con riqueza de matices que partía de esos objetos cotidianos y los trasladaba a otras dimensión de gran impacto visual.

Proyecto «Precious Cargo», de Sem Leutscher
Proyecto «Precious Cargo», de Sem Leutscher - ABC