Postal de Jonathan Notario para #AVecesLleganCartas
Postal de Jonathan Notario para #AVecesLleganCartas
ARTE

#AVecesLleganCartas: últimas sugerencias por vía postal

ABC Cultural hizo un llamamiento por redes para que se nos enviara postales intervenidas. Una manera original de «ilustrar» el verano. Han participado creadores, agentes artísticos... Y hasta algún lector. Estos son los resultados de la primera edición de #AVecesLleganCartas

MADRIDActualizado:

Resulta curioso que haya sido un lector, Javier Blasco, desde un pequeño pueblo navarro, Fustiñana, el que mejor haya condensado en su postal (en la que fusiona su cuerpo con uno de los picos del Parque Natural de las Bárdenas Reales) la filosofía de esta iniciativa: «A veces llegan cartas –escribe–. Generalmente son notificaciones oficiales, del banco, facturas o publicidad... Pocas son de gente que te cuenta cosas de corazón, que te dice que te echa de menos».

Para eso nació #AVecesLleganCartas, una iniciativa en redes sociales de ABC Cultural para recuperar la costumbre estival de cartearse y saber del otro. Por esta vía le pedíamos a artistas, también a agentes del arte, que retomaran la tradición de componer una postal, y, tras intervenir su imagen, contararnos a qué van a dedicar el verano.

Trump, el inmigrante, en la postal de Los Vendaval
Trump, el inmigrante, en la postal de Los Vendaval

Trabajo le hemos dado a Correos, y desde distintos puntos del país (y de fuera) han ido llegando las buenas nuevas. Comenzamos con los «remitentes» que recogieron el guante con ironía: Jonathan Notario se retrata haciendo «airsurfing», «la última modalidad para artistas surf-mergentes». Paco Molina se pasará el estío haciéndose «selfies», para acabar «hasta en la sopa (mejor, hasta el gazpacho, más propio de la temporada)» en las redes de todos y así aumentar su número de seguidores. Desde Talavera, José Antonio Vallejo (como un pequeño fantasma) nos increpa:«¿Hay mejor proyecto de verano que disfrutar del sabor de la fruta fresca?». «Naranjero» era su sobre.

Un tocayo para Nessie

José Cámara, autor de nuestra portada, convierte la plaza de toros de Valencia en una piscina. Papel y tijeras, y Guillermo Peñalver (él, que tiene un psotalero en su estudio) le compone a la Ribera Sacra un monstruo como Nessie, su tocayo del Lago Ness. Line Arion no nos hace elegir entre mar o montaña porque su aportación lo integra todo, y nos recomienda los aires acondicionados de los museos como destino turístico. Los Vendaval desde Broken Village (Rota, en su jerga) envían la postal que nunca encontraremos en las oficinas de turismo de esta localidad y que mejor plasma la vinculación que ésta tiene con lo fronterizo. Si Donald Trump no lo remedia, ellos desde allí seguirán gestionando Pinea-Línea de Costa, su programa de residencias.

Detalle del collage de Xavier Monsalvatje
Detalle del collage de Xavier Monsalvatje

Hay artistas que han optado por construir desde cero su postal. Como Guillermo Martín Bermejo. Papel de seda y mina de acuarela azul para su propuesta. Sin texto. Solo un dibujo con lo que hará estas semanas: leer en el jardín. También sobran las palabras en las fotos convertidas en postal de Susana López Fernández. Y una pequeña acuarela de un desnudo sirve a Diego de los Reyes para poner en orden sus ideas, como hace en esas libretas de apuntes que luego pierde: «He descubierto que donde mejor paso las vacaciones es en Madrid, sin hacer mucho, dedicado a mí».

En Madrid también se quedarán Estefanía Martín Sáenz y Luis Pérez Calvo. La primera (con expo en el Museo ABC), «atada a la ciudad». Lo refleja su postal. Cuando le explicó la iniciativa a la funcionaria de Correos ésta le gustó tanto que le buscó un sello especial. El segundo, repartiendo bombón helado y «cromos de artista» en su muro de Facebook (estupendo proyecto, por si no lo conocen). También se queda aquí (con «sus chanclas, las fragancias del metro, las piscinas de las urbas, las terrazas y las ventanas abiertas por la noche para que entre el fresquito»)Roberto Villalón. Lo cuenta desde una imagen de su proyecto «Madrid Playa».

A las puertas del Palacio Real, donde ubica una de sus construcciones pictóricas, Alejandro Calderón podrá rumbo al sur; ese sur del que no se mueve María Antonio Blanco Arroyo (no sufran por ella: en septiembre marcha a Berkeley), y donde Cristina Megía recuerda que una vez fue «a un hotel de buffet libre y piscina cubierta». Desde su última residencia en A Quemarropa encontró un huequito para contárnoslo.

Estefanía Martín Sáenz se queda «atada a Madrid»
Estefanía Martín Sáenz se queda «atada a Madrid»

Y propuestas nos han llegado desde bien lejos. Desde Creta la de Galgos o Podencos. Desde Roma la de Endika Basaguren (¡con recuerdos del Santo Padre incluidos!). Desde Japón, la de Montserrat Soto (que dejó fulminada a otra funcionaria al ver su postal «saeteada»). Desde los Encuentros Fotográficos de Arlés se pusieron de acuerdo para contactarnos Rebecca Uliczka (que cuenta que este julio inauguró en Madrid) e Irene Cruz (que estrena «Diana», su peli, en septiembre), y en Arlés convirtió en intervención callejera (y postal) Nacho Moreno su proyecto «facebookero» «El misterio de la fotografía cianotípica».

Pero quizás lo más sorprendente sea que nos hayan llegado comunicados de otras épocas. Eso ha sido posible gracias a Xavier Monsalvatje (que consigue que llegue a destino, otro destino, una postal que no lo consiguió en 1974, con sello de una peseta), y de Aníbal Merlo (que se alía con los derviches de la Constantinopla de 1903 para acabar el libro de artista que presentará en la New York Art Book Fair); o Jesús Palomino, fascinado con una instantánea de 1952 del Estudio Fotográficos Sanchís de una Valencia nevada, que no toca para no romper la magia del hallazgo.

Los derviches danzantes de Aníbal Merlo
Los derviches danzantes de Aníbal Merlo

También nos dejaron con la boca abierta (sobre todo, porque lograran arribar) las postales que desafiaron lo bidimensional y se convirtieron en esculturas. La de Efraim Ortega incluía un puerto USB. Si se conecta al ordenador, se ilumina. La de Paco Sanguino está decorada con imanes de nevera con forma de cocodrilo. La calderilla que no se gastó Manuel Diego Sánchez en los casinos de Reno acabó encerrada en un sobre. Y nos han encantado las que contenían «exclusivas»: Daniel Barceló abre Fail Studio en Murcia en septiembre; Art Deal Project se alía con Castascopio en Barcelona para poner en marcha un vivero de artistas, mientras que la feria Art Photo Bcn se adecenta y renueva.

Y no han sido éstas las únicas instituciones que respondieron a nuestra llamada. El MUSAC, gracias a #AVecesLleganCartas, descubrió toda una línea paralela de merchandising con la imagen del museo en las tiendas de souvenirs leonesas. Sus chicas de comunicación se reapropian de una y la intervienen con los contenidos de su nueva temporada, donde sobresale la colectiva «Todos los tonos de la rabia», sobre racismo.

Julia Martín González (que descubrió que Canarias no está tan lejos), Enrique Tenreiro, Cristina Peralta... Y todos los que nos consta que enviaron pero a los que Correos les jugó una mala pasada (Pilar Consuegra Romero, Agus Randomagus, Irene Cruz, que tuvo que escribir dos veces...). Como bien expone Palomino en la suya, Derrida recuerda que una de las posibilidades de una carta es no llegar a su destino. Pero, a veces lo hacen. Y quedan proyectos tan buenos como éste. Acusamos recibo.

Detalle de la propuesta de Fuera de Carta
Detalle de la propuesta de Fuera de Carta
El pequeño fantasma de José Antonio Vallejo amante de la fruta
El pequeño fantasma de José Antonio Vallejo amante de la fruta
Irene Cruz, en la segunda intentona
Irene Cruz, en la segunda intentona