Demografía El secreto de por qué la esperanza de vida de las surcoreanas romperá la barrera de los 90 años

Según un estudio publicado en «The Lancet», las mujeres de este país asiático serán las más longevas en 2030

Misao Okawa (R) recibió el Guinness en 2013 por ser la mujer más longeva
Misao Okawa (R) recibió el Guinness en 2013 por ser la mujer más longeva - Reuters

Cuánto puede vivir el ser humano es una pregunta para la que no hay respuesta irrefutable. Según los últimos estudios publicados en «Nature», los 122 años de la francesa Jeanne Calment representan la frontera. Sin embargo, los propios autores no descartan avances científicos que rompan esa barrera. Lo que sí es incuestionable es que la esperanza de vida crece año tras año en los países desarrollados. Tanto, que un estudio publicado ayer en «The Lancet» asegura que en 2030 las mujeres de Corea del Sur superarán los 90 años. En el caso de España, esa proyección fija en los 88,07 años la esperanza de vida de las mujeres y en 83,47 la de los hombres.

El director del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica de Rostock (Alemania), James Vaupel, lleva años defendiendo una teoría que suena a ciencia ficción. «No hay ninguna evidencia científica de que tenga que haber límites». Y asegura tajante que la única regla que lleva cumpliéndose inexorablemente desde principios del siglo XX es que «cada 40 años, aumentamos casi en 10 la esperanza de vida». No en vano recuerda que en 1920 se afirmaba que era imposible superar la media de 65 años. «Se descubrió la penicilina y ahora esa media son 80».

Sanidad, Educación y estatus económico

El estudio publicado ayer por la Organización Mundial de la Salud, Imperial College London, la universidad inglesa de Northumbria y la Universidad de Washington coloca a Corea del Sur a la cabeza de los países con mayor esperanza de vida en 2030, con 90,8 años de media para las mujeres y 84,1 para los hombres. En esa lista, en el caso de las mujeres, le siguen Francia (88,6 años) y Japón (88,4 años); y Australia y Suiza (84 años) en cuanto a hombres. En general, la esperanza de vida crecerá en todos los países, aunque no por igual. Corea del Sur y Eslovenia serán los que experimenten la mayor mejoría mientras que EE.UU. avanzará poco.

Las claves para que unos mejoren más que otros son variadas. El investigador del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSICAntonio Abellán explica que «los tres ejes que mueven la esperanza de vida son la asistencia sanitaria, el factor educativo y la tecnología». De hecho, en el propio informe se señalan la desigualdad social, la ausencia de un sistema de salud público universal, el alto índice de homicidios y el elevado índice de población con sobrepeso como las principales causas por las que la población de una superpotencia como es EE.UU. parece haber tocado techo.

Las surcoreanas tienen mejor índice de masa corporal y fuman menos
«Un país con un sistema sanitario universal que incide en la prevención y diagnóstico de enfermedades como el cáncer o cardiovasculares mejora sus expectativas. Lo mismo ocurre con un sistema educativo potente. Está demostrado que las personas con mejor educación viven más porque tienen mayores probabilidades de encontrar mejores empleos y más conocimientos para afrontar las adversidades de la vida», subraya Abellán.

En el informe de la OMS se habla, efectivamente, de las buenas perspectivas económicas para la población y del mayor acceso a la atención sanitaria, además de la positiva evolución de la Educación, como los principales aspectos que explicarían el milagro surcoreano. Otros puntos importantes serían el menor índice de sobrepeso y presión sanguínea de su población y la menor tasa de mujeres que fuman en comparación con la mayoría de los países occidentales.

Sobre el tercer pilar, la tecnología, el investigador del CSIC señala que «esta puede brindar un envejecimiento saludable» y cita: «Alguien mayor que no pueda caminar y apenas salga de su casa, es difícil que viva más de dos años. Sin embargo, si a esa misma persona le facilitas que salga y tenga una mayor autonomía, con una silla de ruedas motorizada, por ejemplo, su esperanza de vida cambia porque se le abre otra perspectiva vital».

El problema de las pensiones

Si vamos a vivir más años y cada vez nacen menos niños, tendremos una población más envejecida ejerciendo una gran presión sobre las pensiones. Y efectivamente, el estudio advierte de que esto deberá tenerse en cuenta a la hora de diseñar las políticas sociales y sanitarias.

Los jóvenes deben incorporarse antes al mercado laboral, sin dejar los estudios
Para Abellán, sin embargo, el problema «no es de demografía». Y explica que «ahora mismo tenemos la mayor masa laboral de la historia, tanta que 4 millones de personas no pueden trabajar porque el mercado no les absorbe. Pero eso es un problema de actividad económica, no demográfico». Si trabajasen todos, no habría problemas hasta 2035, dice Abellán. «Y si conseguimos que además tengan una buena formación y buenos salarios, el problema aún se retrasaría más. Incluso si con todo no se alcanza para las pensiones podemos hacer que los jóvenes se incorporen antes al mercado laboral para que contribuyan antes al sistema. Eso sí, facilitándoles que puedan seguir formándose mientras trabajan para evitar lo que ocurrió durante el boom inmobiliario, cuando muchos abandonaron los estudios por un trabajo fácil y después tuvieron que afrontar la crisis sin cualificación».

Toda la actualidad en portada

comentarios