Sociedad

Sociedad

Educación para que se convierta en empleo

Día 17/12/2012 - 02.48h
Temas relacionados

Un informe pone de manifiesto la paradoja del nicho de puestos que no se cubren por falta de jóvenes cualificados y da pistas para evitarlo

La paradoja es conocida: en muchos lugares con tasas de desempleo singularmente altas, hay nichos donde los empleadores tienen muchas dificultades para contratar personal cualificado. En un informe publicado ahora por McKinsey, Education to Employment: Designing a System That Works, esta consultora pone el centro de atención en cien programas de formación en 25 países, y valora entrevistas de más de 8.000 jóvenes, patronos e instituciones educativas de nueve países para abordar el problema. Cabe recordar, por ejemplo, que la tasa de desempleo juvenil en España está por encima del 50 por ciento. Y la diferencia entre los pudientes y los más desfavorecidos en los países de la OCDE está en máximos de 30 años. Los salarios del diez por ciento de los de arriba supera nueve veces al diez por ciento de los de abajo en la OCDE.

Parte del reto del desempleo es la falta de coordinación y de información entre los estudiantes y los suministradores de programas educativos. La conclusión sorprendente a la que llega McKinsey es esta: menos de la mitad de los jóvenes y de los empleadores creen que los nuevos graduados están adecuadamente preparados para ponerse a trabajar, mientras que sí que lo creen el 72% de los que proporcionan la formación.

La solución, en parte, es que los que ofrecen puestos de trabajo se impliquen en la vida académica, desde ayudando a diseñar contenidos hasta ofreciendo programas de formación profesional. Muchos de los que ya actúan así no tiene problemas en «reclutar el talento que necesitan». Sin embargo, no llegan al tercio las empresas con una actitud proactiva.

Otro resultado muy interesante del trabajo es que los empleadores prestan mucha atención a lo que en inglés llaman soft skills. Se alude al componente humano y social de la persona: ética de trabajo, trabajo en grupo, disciplina, etc.. También aquí, dicen, los patronos tienen dificultades para hallar a gente «en condiciones».

Ante esta situación, se han lanzado programas innovadores que están dando fruto. Como el Year Up en EE.UU. para gente joven con bajos ingresos. El 84% de los jóvenes que pasan por este Year Up, a los cuatro meses del curso de formación de un año al que se someten, o se ponen a estudiar en serio o se convierten en empleados a tiempo completo. En el Year Up, por ejemplo, si los estudiantes se muestran indolentes, llegan tarde, etc., se les recorta la paga. Algunas de las materias que enseñan son «Instalación de Software» y «Reparación de Hardware», pero también «Comunicación clara y efectiva» y «Normas en el puesto de trabajo». Entre sus patrocinadores hay una lista enorme de prestigiosas empresas, lo que da idea del éxito.

Otro programa que funciona es el Education for Employment (EFE), y que forma a jóvenes en los trabajos que más demanda el sector privado. El centro de atención del EFE está en Egipto, Jordán, Marruecos, Palestina, Túnez y Yemen. EFE coordina con el sector privado que se contrate después a esos jóvenes. En 2012, EFE da formación a 10.000 jóvenes. Ha conseguido trabajo para 3.000.

El reto es conseguir que programas del estilo Year Up y EFE se den a gran escala. Hasta ahora, eso sí que no se ha conseguido.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

La Estrella de David, en Cataluña

Es como la que imponían los nazis: Como en aquella Alemania hay que señalar a los no elegidos

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.