Es Noticia
First Dates

La surrealista fantasía sexual de un comensal de «First Dates»

Treavor se interesó por la vida íntima de su pareja, que no dudó en responder con toda sinceridad

Jordi llegó muy ilusionado a First Dates pero no tuvo suerte con su pareja
Jordi llegó muy ilusionado a First Dates pero no tuvo suerte con su pareja - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

First Dates, con Carlos Sobera al frente, sigue empeñándose en su tarea de erradicar la soltería en España. Tarea difícil la suya, pero no es esa razón para claudicar. Por el plató de Cuatro han pasado los personajes más excéntricos que uno pueda imaginarse, y no pocos de ellos se han ido del programa acompañados. Ninguna misión es imposible.

La semana empezó fuerte en el dating show con la llegada de Jordi, un músico catalán de 38 años, que se lamentaba de haber sido siempre «demasiado buena persona». El catalán llevaba una especie de pañuelo azul turquesa cubriéndole la cabeza, lo que hace que no sea extraño que lleve más de 20 años buscando el amor. También músico y catalán fue su pareja Treavor, de 33 años, que se definió a sí mismo como un individuo «romántico y un poco salvaje». A primera vista no parecía que Jordi y Treavor fuesen a tener nada en común, y nadie hubiese apostado que los dos catalanes se iban a marchar juntos del restaurante.

La cena fue correcta, sin que ninguno de los dos mostrase demasiado entusiasmo, especialmente Treavor. «El mejor momento de la cita fue cuando se fue al baño», le dijo casi al final a Sobera. Sus aspiraciones en la vida y sus personalidades eran totalmente divergentes, hasta que apareció el tema universal: el sexo. Treavor fue el primero en interesarse por la vida íntima de su pareja, en concreto por su faceta más especulativa: «¿Cuál es tu mayor fantasía sexual?». La respuesta de Treavor descolocó a su pareja, tanto por el contenido como el tono firme y seguro en que lo dijo como si ya lo hubiese pensado miles de veces: «Pues verme chingando en un cuarto oscuro al ritmo de 'I Feel Love' de Donna Summer».

Siguieron luego profundizando en el tema, en los gustos y disgustos de cada uno en la cama. «Al principio era muy pasivo, pero luego me fui volviendo más versátil», comentó Jordi, que también habló de la fuerte represión que vivió en su casa por ser homosexual. «Pues yo también soy muy versátil», fue la respuesta de Treavor que Jordi, por supuesto, recibió con regocijo: «Seguro que lo pasamos bien juntos».

Cuando llegaron a la zona del reservado después de cenar, Jordi apenas dejó pasar unos segundos para lanzarse a los morros de Treavor. «Besa muy bien», dijo poco después, pero la opnión de Treavor fue la contraria: «Me estaba comiendo, no me dejaba respirar. Besa fatal». Más o menos lo mismo pasó cuando llegó el momento de dar la respuesta definitiva: Jordi no dudó en dar el «sí, quiero» y Treavor no dudó en decir lo contrario. «Bueno, así es la vida», se resignó el primero antes de marcharse.