Teenage Fanclub
Teenage Fanclub - ABC
Música

Teenage Fanclub: «Es mejor no llegar al mainstream, allí la caída siempre está al acecho»

La banda escocesa, una de las más respetadas y queridas de la escena de rock alternativo, presenta su nuevo disco «Here»

Actualizado:

Teenage Fanclub, una de las bandas más representativas del power pop/alternative rock de las últimas décadas, vuelve a nuestro país para presentar en directo su nuevo trabajo «Here» (editado por Music As Usual), el primero en seis años y el número once de su discografía. En 1990 publicaron su primer álbum «A Catholic Education», pero fue en 1997 cuando alcanzaron la gloria con «Songs From Northern Britain», un verdadero contenedor de melodías atemporales que los colocó inmediatamente en una posición de culto. Veinte años después de la publicación de aquel mítico disco, su cantante y guitarrista Raymond McGinley nos atiende amablemente desde su casa de Glasgow para contarnos cómo se sienten ante esta nueva aventura en la carretera, con la cincuentena ya bien entradita.

Han pasado seis años desde su último disco, ¿cómo se puso la maquinaria del grupo en marcha de nuevo?

De la forma más natural. Nosotros tenemos contacto y buena relación independientemente del grupo, así que todo surgió con el típico diálogo de «oye, ¿y si grabamos otro disco?», «sí, ya va siendo hora, vale». Así de simple (risas). Todo empezó en 2012 de todas formas, no te vayas a creer que es cosa de anteayer. Así que componer, ensayar, grabar y mezclar ha sido un proceso que nos ha llevado los últimos tres o cuatro años, nos lo hemos tomado con calma.

¿La grabación en sí, cuándo empezó?

En marzo de 2013, en unos estudios que están en La Provenza, al sur de Francia. Allí grabamos guitarras, baterías, casi todo lo que se oye en el disco. Pero en ese momento no teníamos del todo claras las letras de las canciones, así que la grabación de las voces se hizo más tarde, en mi estudio casero aquí en Glasgow. Podría decirse que la grabación empezó a toda velocidad, y luego los últimos detalles se fueron añadiendo muy a poco poco, lo que ha hecho que tardemos tanto en publicarlo.

¿Intentaron ser los Teenage Fanclub de hoy, y no ponerse demasiado nostálgicos?

Sí, porque para nosotros, estar en una banda sólo significa una cosa: diversión. Tocamos juntos porque nos lo pasamos muy bien, así que nunca hacemos nada premeditado, o pensando en lo que puede funcionar. Nosotros disfrutamos haciendo lo nuestro, así que en realidad en cada disco se oye a los Teenage Fanclub de ese momento. No tenemos que hablar nada entre nosotros, el funcionamiento del grupo es puro instinto en ese sentido.

¿Han leído las críticas del disco?

Inevitablemente lees alguna. Y la verdad es que somos una banda con mucha suerte, porque la prensa suele escribir cosas realmente bonitas sobre nuestros discos. Y los fans lo mismo, hemos alucinado con las reacciones que nos hemos encontrado presentando el disco en directo, especialmente entre la gente joven.

Es fundamental conseguir que haya relevo en los fans.

Sí, pero también es muy interesante ver que la gente más mayor, que se termina acomodando y le da pereza y a conciertos, también sigue viniendo a vernos. De hecho, muchos de los jóvenes vienen porque les traen sus padres o abuelos, y eso es maravilloso. Despertar interés en los jóvenes, a los que les cuesta tanto interesarse por algo hoy en día, es un como un milagro. ¡Y qué energía tienen! Recuerdo que en Edimburgo se subió un chaval al escenario para tirarse al público, y yo como un carroza le grité: «¡No lo hagas, que te vas a hacer daño!» (risas).

Su compañero Norman Blake ha dicho que quieren volver al estudio más pronto que tarde, ¿es cierto?

Norman siempre dice eso (risas). Recuerdo una entrevista que nos hicieron en la BBC en 2011, en la que nos preguntaron si íbamos a sacar nuevo disco el año siguiente. Norman dijo que por supuesto que sí, pero han pasado cuatro años más (risas). Sólo hay algunas ideas y esbozos de canciones, nada más. Siempre tenemos la intención de hacer las cosas más rápido, pero nuestra naturaleza es lenta.

Pero sí podemos esperar que Teenage Fanclub cumpla los treinta.

Sí, yo creo que sí. Ahora mismo tenemos 27, y a decir verdad nunca hemos hecho ninguna celebración de aniversario, así que será la oportunidad perfecta para organizar algo especial.

Siempre se ha hablado de lo raro que es el hecho de que nunca fueran estrellas del pop. Con lo adictivas y redondas que son sus canciones...

Ahora casi nadie es mainstream. Sólo un porcentaje bajísimo de los músicos del mundo lo es, y están siempre en la cuerda floja. En realidad creo que estar en el mainstream tiene sus costes. La gente suele conocerte sólo por una canción, y si no la tocas en los conciertos se enfadan contigo. Eso termina encasillándote y te impide probar con cosas distintas. Además, en el mainstream la caída siempre está al acecho. Nosotros tenemos suerte de estar donde estamos, en un lugar de reconocimiento muy aceptable, en el que no se llega a sentir verdadero vértigo.