Miguel Falomir, director del Museo del Prado
Miguel Falomir, director del Museo del Prado - MAYA BALANYÁ

¿Por qué el Prado canceló la exposición central de su bicentenario?

Miguel Falomir, director del museo, explica los motivos: el principal, que el Louvre iba a ceder importantes préstamos de Delacroix a la pinacoteca española, a cambio de obras de Goya para una muestra que quedó descartada

«Más valía no hacer la exposición que hacerla mal; o haces una megaexposición o no la haces», advierte Falomir, quien anuncia que en 2019 habrá una muestra de Giacometti en el Prado

MadridActualizado:

En junio de 2017 quedó constituida la Comisión Nacional para la conmemoración del bicentenario del Prado, cuya presidencia de honor ostentan los Reyes, y se presentó el programa extraordinario de actividades. Aunque la efeméride tendrá lugar en 2019, se acordó el 19 de noviembre de 2018 como fecha del inicio del bicentenario. En la programación aprobada por el Patronato y presentada a la prensa estaba prevista, de noviembre de 2018 a marzo de 2019, «la exposición más importante del bicentenario, una exposición extraordinaria», como la definió entonces la propia pinacoteca: «Circa 1819», comisariada por Javier Barón y Félix de Azúa, y que iba a reunir unas 75 pinturas realizadas en las décadas anterior y posterior a la fundación del Prado, con obras de Goya, Turner, Constable, Friedrich, Delacroix, Géricault... Como publicó ayer ABC, dicha exposición ha quedado descartada definitivamente y se ha sustituido por otra.

El director de la pinacoteca, Miguel Falomir, explica que «estaba previsto que el Museo del Louvre hiciera un préstamo fuerte de obras de Delacroix para la exposición» y, como contrapartida, el Prado cedería al museo parisino un conjunto destacado de obras de Goya para una muestra que iba a dedicar al artista español. Pero, cuando el pasado mes de septiembre Falomir visita el Louvre para entrevistarse con su presidente, Jean-Luc Martinez, éste le comunica que finalmente no se hará la exposición de Goya prevista. Además, se entera Falomir de que obras importantes de Delacroix incluidas en estos momentos en una exposición en el museo galo viajarán después al Metropolitan Museum de Nueva York. No se podrían conseguir, pues, los préstamos previstos y no se contentaba con conseguir otros de menor calidad. «Más valía no hacer la exposición que hacerla mal; o haces una megaexposición o no la haces», advierte el director del Prado. Reconoce que ya había préstamos cerrados con distintos museos que hubo que cancelar, pero aclara que «es absolutamente normal en los museos de todo el mundo que exposiciones previstas finalmente no se hagan y al revés. En 2019 habrá una muestra de Giacometti en el Prado que no estaba prevista».

A todo ello se suma, según cuenta Falomir, que había gente en el museo partidaria de que la muestra conmemorativa del bicentenario se centrase en el propio museo, en su historia. De ahí que, valorando todos los aspectos, se decidiese finalmente por cancelar el proyecto original y sustituirlo por una exposición que, aclara Falomir, no se improvisó sino que ya se había estado sopensando: «Museo del Prado. 1819-2019», comisariada por Javier Portús, «uno de los que mejor conocen la historia del museo. Aceptó hacerla encantado». La muestra no se limitará a contar dicha historia, sino que también abordará cuestiones como, por ejemplo, la influencia del Prado en la evolución de la pintura occidental, con la presencia de artistas como Manet o Motherwell.

¿Cómo se lo tomaron Félix de Azúa y Javier Barón? «Lo entendieron perfectamente», dice Miguel Falomir. Preguntado por ABC sobre el asunto, Félix de Azúa se limita a comentar: «No tengo nada que decir. Me resbala absolutamente». El Patronato del museo ya está informado del cambio. No ocurre lo mismo con la prensa. Al parecer, está previsto convocarla cuando se cierre el programa definitivo. Nadie avisó en junio de 2017 de que aquél no lo fuera.