Eluana Englaro
Viernes, 14-11-08
Adiós Eluana. Por decisión de la Corte Suprema italiana la sonda que la mantiene con vida se desconectará 16 años después de aquel accidente que la dejó en estado vegetal permanente. Tras varios meses de tira y afloja, ayer la Corte Suprema rechazó el recurso de la Corte de Apelación de Milán haciendo efectiva la sentencia que, en el mes de julio, autorizaba a Beppino Englaro, padre de Eluana, a detener la alimentación y la hidratación que mantienen con vida a su hija. «Esta sentencia quiere decir que vivimos en un Estado de Derecho», declaró ayer el padre nada más conocer la decisión que aplicará sin demoras «para dejar descansar a Eluana cumpliendo su voluntad».
Este argumento, uno de los más controvertidos de la historia, ya que la sentencia que daba al padre la autorización de decidir sobre la vida de su hija se basaba, en parte, en la afirmación de que Eluana habría declarado en vida que ante una situación de coma irreversible, ella preferiría morir. Eluana vive en coma desde el 18 de enero de 1992, cuando a los 20 años fue víctima de un accidente automovilístico que le dejó el cerebro sin funcionamiento.
Una tarea difícil de cumplir
Su padre pide desde hace diez años que dejen morir a su hija, y ahora será posible, pero para cumplir con precisión la sentencia, Beppino tendrá que encontrar una estructura sanitaria dispuesta a aplicar la decisión judicial.
Las primeras reacciones a la sentencia llegaron pocas horas después de que ésta se pronunciara, dividiendo en dos a la sociedad italiana. Desde el Gobierno de Silvio Berlusconi se habló de eutanasia, ya que consideraron que esta sentencia abre el camino en esa dirección, aunque la condena más dura llegó desde la Asociación Ciencia y Vida, que a través de su web pidió que «la ejecución pública se realice con testigos y sea filmada». Los sectores a favor del padre de Eluana son los miembros de la oposición que ayer invitaron a reflexionar sobre la sentencia pidiendo una ley al respecto, a ellos se unió la viuda de Piergiorgio Welby, Mina, quien también combatió para dar a su marido, enfermo de esclerosis lateral amiotrófica, «una muerte digna».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...