El boli Bic, una de las grandes incógnitas de este mundo
El boli Bic, una de las grandes incógnitas de este mundo - ABC

Bic desvela para qué sirve el pequeño agujero lateral de sus bolis

Según la empresa, impide que el bolígrafo estalle cuando hay un cambio de presión

MadridActualizado:

Existen preguntas sin respuesta aparente como« ¿Cuál es el sentido de la vida?». Estas entrarían en el apartado de las intrigas filosóficas y con ellas podrías discutir durante horas con alguien. Sin embargo, también existen otra serie de cuestiones que, aunque son igual de intrigantes, también destacan por ser absolutamente insignificantes. Un ejemplo de las mismas podría ser el siguiente, que arrasó en Twitter hace algunas semanas: ¿Cómo es posible que los Picapiedra celebren la Navidad si vivieron antes de la llegada de Cristo?

La cuestión que hoy nos atañe entraría dentro de este segundo grupo y es probable que te lleve carcomiendo por dentro desde que empezaste a escribir... ¿Para qué sirve el pequeño agujero con el que cuentan los bolis Bic en su lateral? Vale, puede que no sea una pregunta cuya respuesta sea de vida o muerte, pero seguro que te lo has planteado en alguna ocasión o, simplemente, te ha llamado la atención esta curiosa abertura.

Si este es el caso no debes preocuparte, pues no eres el único al que le lleva martirizando esta cuestión durante años. Así lo demuestra el que la página web de la empresa cuente con un apartado específico para desvelar este misterio. Según determinan, todo es cuestión de ciencia.

«El agujero sirve para igualar la presión que existe fuera del bolígrafo con la que hay en su interior», explica la empresa. Al parecer, de no ser por este pequeña abertura nuestro Bic podría estallar cuando lo subiésemos -por ejemplo- a un avión. Con todo, este no es su único uso, pues también sirve para que, debido a los cambios sensibles de presión, la tinta no se salga.

¿Curioso verdad? Pues hoy vamos a terminar de sorprenderte. Y es que, en la página Web de la empresa también se explica por qué las tapas cuentan con un agujero al final. En palabras de Bic, además de servir para evitar fugas, también se elaboran así para cumplir con las normas de seguridad internacional que tratan de minimizar el riesgo de ahogamiento si un niño se traga esta pieza. De esta forma, el pequeño podría seguir respirando aunque la ingiriese y se quedase encajada en su garganta.