El pan tiene muchos usos una vez seco
El pan tiene muchos usos una vez seco - ABC

Cinco trucos caseros para «recliclar» la comida y evitar tirarla

Desde aprovechar el pan viejo, hasta evitar que las frutas se pudran. Te enseñamos a aprovechar hasta la última miga

MadridActualizado:

Si eres de los que compra demasiada cantidad de comida en el supermercado, seguro que también eres de los que -con el paso de los días- no puede evitar desesperarse cuando tiene que tirar a la basura la mitad de lo que tiene en la nevera porque se le ha puesto malo. Por ello, la cadena BBC ha recopilado una serie de trucos para que esas cositas que están a punto de pasar la frontera y caer en la papelera, puedan ser reutilizadas.

1-La lechuga

Aunque no lo parezca, si metes el tallo de las lechugas en agua lograrás que aguanten más y, si tienes algo de suerte, sus hojas más «feas» podrán recuperarse. Otra opción es congelarla o cocinarla. Este último caso es curioso, pero cuando la lechuga está algo fea se puede pasar por la sartén y utilizarla como un condimento más.

2-El arroz apelmazado

¡Horror! Te has puesto a hablar por teléfono y se te ha olvidado que el arroz estaba al fuego. Ahora, al colarlo, está apelmazado y algo pasado. ¿Qué podemos hacer con esa plasta? Hay varias soluciones. La primera es coger cualquier tipo de verdura y rellenarla con esta masa. La segunda, mezclar el arroz con huevo y queso y freír el resultado. ¡Muy rico!

3-Evita que las frutas se pudran

Si eres de los que compran frutas en grandes cantidades, seguro que sufres al ver como se pudren. ¿Cuál es la solución? Depende de la fruta. El plátano, por ejemplo, puede ser congelado y está muy rico si lo sacas unos minutos antes del frío (pues adquiere una textura similar a la de un helado). Las ciruelas también pueden ser congeladas. Finalmente, si tienes una gran variedad, puedes picarlas y añadirles azúcar o caramelo para hacer un rico postre.

4-Las patatas

Si te has olvidado de que tienes patatas al fondo de la despensa no te preocupes. Siguen siendo comestibles mientras no les hayan salido hongos. Con todo, te aconsejamos que las cuezas y las mezcles con mantequilla para quitarles ese ligero regustillo a viejo.

5-El pan

¡Ni se te ocurra tirar el pan! Recuerda para empezar que puedes congelarlo, puedes tostarlo para el desayuno, puedes cortarlo en trocitos y meterlo al horno con aceite de oliva o, incluso, hacer migas (un plato muy castizo).