James negocia en Mónaco su fichaje por el Madrid
James frente a Cebolla Rodríguez - reuters
real madrid

James negocia en Mónaco su fichaje por el Madrid

El colombiano estuvo en la capital de España y no entrena ni juega los amistosos con su club, para no arriesgarse a una lesión

Actualizado:

El polo negro de manga corta delataba sus brazos musculados, aunque su mayor potencia la posee en las piernas. Sus gafas de sol grandes no podían esconder su faz. Sus vaqueros azules tapaban sus poderosos cuádriceps, fundamento de su fuerte disparo. A su lado, Daniela, su esposa, con un jersey fino de color negro y pañuelo azul al cuello. Su hija, la pequeña Salomé, se ha quedado en Colombia, La gran revelación del Mundial llegó a las tres y cinco de la tarde a la capital de España, cogió el tren interno de la T-4 hacia la sala de espera y después cogió otro vuelo a Niza, camino de Montecarlo, para presionar al Mónaco y conseguir el traspaso al equipo de su vida. James Rodríguezpisaba Madrid doce días antes de su esperado estreno con su nuevo club.

La familia del colombiano explicó a ABC las acciones del jugador con el fin de concretar su fichaje. Como adelantó este periódico en su edición de ayer, « James Rodríguezserá futbolista del Real Madrid en cuestión de días. El niño que se hizo futbolista en Ibagué firmará por seis temporadas, hasta los 29 años, con una ficha de 6,5 millones netos por campaña.

Falta por concretar el precio de la operación. Florentino Pérez, que se encontraba en Perú, no piensa pagar los 80 millones que pide Dmitry Rybolovlev, presidente del Mónaco. Y el protagonista, James, ha viajado a Montecarlo con el objetivo de acercar posturas y firmar el acuerdo. El coste de la transferencia rondará los 70 millones, que pueden convertirse en 75 al cabo de los años, sumadas las cláusulas variables por los títulos que obtenga el colombiano en su etapa madridista.

El goleador de la Copa del Mundo ha logrado ya que el millonario ruso le permita no entrenarse hoy con su equipo actual, que se encuentra en Miami para disputar el miércoles un partido amistoso. La revelación del campeonato disputado en Brasil debía comenzar hoy su pretemporada y no ha ido porque Rybolovlev ha comprendido que no quiere arriesgarse a una lesión muscular en la preparación física del estreno de campaña. Tampoco disputará el encuentro del miércoles, ni piensa tener minutos el día 28 en Parma. No va a jugarse las piernas en plena negociación del fichaje soñado.

No se jugará las piernas. La precipitación de su retorno al trabajo era porque la Liga francesa comienza el 17 de agosto. Si va a fichar por el Real Madrid, no hay tanta prisa. Ancelotti desea «que todos los internacionales descansen bien después de un año de Mundial». Rodríguez deberá incorporarse el 1 de agosto. Tendrá las mismas vacaciones que Benzema, Keylor Navas y Varane, que también disputaron los cuartos de final de la Copa del Mundo el 4 de julio. Por eso ha obtenido ahora este permiso del Mónaco. Los hechos revelan que será profesional del Real Madrid. Resta precisar el coste final.

Soñó con Mijatovic y Raúl. El colombiano va a conseguir lo que deseaba desde 1998, cuando con seis años «vi el gol de Mijatovic a la Juventus» en la Séptima. Sus allegados relatan la ilusión que vivía el chaval al ver aquellas victorias épicas. Va a vivir en directo lo que ansiaba desde que en el año 2000, con ocho, «se quedó extasiado ante la larga escapada de Raúl en París, superando a Cañizares» en la consecución de la Octava. «Soñé con ser como Mijatovic y como Raúl, jugar en ese equipo», reconoce el futbolista. Un club que le maravilló cuando Zidane marcó, en 2002, el golazo que es la imagen de la Champions.

«Ser como Zidane». «Jugar en el equipo donde triunfó Zidane era mi máximo deseo». Zinedine era «mi ídolo de la niñez y ahora puedo hacerlo realidad», señala el suramericano. Jorge Mendes, representante del colombiano, ha escuchado estos anhelos muchas veces. Cuando James vio el golazo del francés al Bayer Leverkusen en 2002, supo que ese debía ser su club. Un equipo donde se ensalza la calidad y la elegancia. El colombiano tiene la clase que requiere el Real Madrid. Y posee la textura de los grandes: es fino en el regate y rudo en el disparo. Sabe combinar todas las facetas. Es capaz de cubrir una banda con disciplina táctica durante todo un partido y, tres días después, abrir la defensa rival con sus tiros desde la posición de media punta. Puede ser segundo delantero y mediocampista puro. Esa variedad de misiones es un capítulo decisivo en la decisión de su contratación.

Rodríguez se encuentra en Montecarlo para limar cualquier problema en el acuerdo final. No quiere perder «la gran oportunidad de mi vida». El Real Madrid ha vuelto a fichar a un jugador joven y de futuro, en una política acertada que calcula el medio plazo. Lo hizo también con Kroos hace unos días. Y lo ejecutó con Bale, Isco, Carvajal e Illarra hace doce meses. El colombiano es otra apuesta. Ahora verá trabajar a Zidane todos los días en Valdebebas. «Le pedirá consejos», dicen sus allegados. «Es humilde». Aprenderá con el francés. Y con Ancelotti se hará un futbolista total, en defensa y ataque. El italiano lo ha hecho con Di María.