Sara Hernández celebra su victoria en las primarias del PSM junto a su rival Juan Segovia
Sara Hernández celebra su victoria en las primarias del PSM junto a su rival Juan Segovia - maya balanya

Sara Hernández, lideresa con solo el 24% de apoyos del PSM

La favorita de Ferraz gana unas primarias marcadas por una muy baja participación. De los 15.450 militantes llamados a las urnas solo votaron 6.571; ella logró un total de 3.693

Actualizado:

No hubo sorpresa. Sara Hernández será la nueva secretaria general de los socialistas madrileños tras imponerse ayer en las primarias al diputado Juan Segovia. La alcaldesa de Getafe se convierte así en la primera mujer en la historia en liderar al PSM. La regidora, considerada la candidata «oficialista» de Ferraz, doblegó con claridad a su contricante y le sacó casi mil votos de diferencia. Logró un total de 3.693 apoyos, por los 2.711 de su rival. Pedro Sánchez ya tiene lo que quería: controlar la federación madrileña, que siempre se le había resistido. Hoy mismo la recibirá en la sede nacional del partido.

Sara Hernández tomará el relevo de Tomás Gómez, que fue apartado de la cúpula por Ferraz el pasado mes de febrero. Desde entonces una gestora dirige el rumbo del PSM. La nueva secretaria general tendrá la misión de pacificar un partido que ya se está acostumbrando a vivir entre turbulencias. No lo tendrá fácil. La nueva líder socialista alcanza el sillón de mando con una pobrísima participación. De los 15.450 afiliados sólo votaron ayer 6.571, es decir, un 42%. Menos de la mitad.

Entre bambalinas, dirigentes del partido comentaban que las cifras habían sido ridículas y que eso no era bueno para cimentar el nuevo liderazgo de Sara Hernández. Si se analizan con detalle los datos, la alcaldesa de Getafe ha conquistado la secretaría general de los socialistas madrileños con sólo el 24% del apoyo de la militancia. Es decir, ni siquiera ha necesitado el voto de uno de cada cuatro militantes para lograr la victoria.

La baja participación ha empañado el proceso de elección. Ya se lo temían muchos dirigentes socialistas cuando la gestora presidida por Rafael Simancas anunció por sorpresa hace poco más de un mes la convocatoria de primarias para finales del mes de julio, cuando un gran número de militantes se encuentra de vacaciones fuera de la región.

«Entre que muchos de nosotros ya están en la playa, y que los candidatos no tiene mucho tirón, al final han votado muy pocos. Esperemos que la cifra de apoyos que ha conseguido Sara Hernández le sirva para cohesionar al partido», comentaba a ABC ayer por la noche un veterano dirigente socialista. «La participación ha sido bajísima. No nos vamos a engañar», añadía otro miembro de la candidatura de Juan Segovia.

Simancas, de todas formas, prefería mirar ayer hacia otro lado y felicitarse por el triunfo de la alcaldesa de Getafe. Al fin y al cabo, ya se lo vaticinó hace unas semanas a Juan Segovia cuando éste anunció que quería presentarse a las primarias. «Va a ser una gran secretaria general, con un liderazgo legitimado democráticamente para resolver los problemas de los ciudadanos», aseguró el presidente de la gestora.

Arropada por los vítores de un salón de actos repleto, la nueva secretaria general aseguró tras conocer su victoria que se volcará para lograr que la federación madrileña sea un partido «unido», «renovado» y «ganador».

Hernández aseguró que se siente «honrada» de ser la primera secretaria general del PSM que es elegida por el principio de «un voto, un militante». De nuevo, volvió a enfatizar que ahora es el momento de trabajar «desde la unidad» pues sólo así se puede impulsar con más fuerza el proyecto político socialista para volver a gobernar en la Comunidad de Madrid.

También reiteró su ofrecimiento a su rival de formar parte de la nueva comisión ejecutiva regional. Un guante que Segovia todavía no tiene decidido si lo recogerá o no. Prefirió echar balones fuera al asunto y apelar a la cohesión interna que tanto pidió Hernández en su discurso.

«Este domingo ha sido un buen día para los socialistas. Es la primera vez que elegimos a nuestro lider en primarias. Agradezco al 42 por ciento que ha votado mi candidatura, pero ahora hora el cien por cien de los militantes madrileños deben estar con Sara Hernández», aseguró sin perder la sonrisa.

Una postura similar mantiene el portavoz socialista en la Cámara autonómica, Ángel Gabilondo, con respecto a ella: «No soy miembro del PSOE, pero desde luego estoy comprometido en un proyecto. Me pondré a su disposición para trabajar desde la autonomía desde la autonomía que tengo». Tanto él como el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, fueron dos de las sonadas ausencias de la noche.

En este afán por la integración, la nueva secretaria general tampoco descarta incluir a su predecesor, Tomás Gómez, en los órganos de dirección del PSM si se lo pidiera, tal y como ha indicado en reiteradas ocasiones durante la campaña de primarias. Es más, dijo que era próxima a Gómez, hasta el punto de autodenominarse «tomasista». De hecho, fue él quien la apoyó para suceder a Pedro Castro al frente de los socialistas de Getafe. Ahora le toca demostrar cómo hace para bregar con dos responsabilidades de órdago: la alcaldía y la secretaría general.