Alonso despeja un balón acosado por Escudero en un partido entre el Real Madrid y el Atlético en el Metropolitano
Alonso despeja un balón acosado por Escudero en un partido entre el Real Madrid y el Atlético en el Metropolitano - archivo abc
curiosidades históricas

La temporada que el Atlético acogió al Real Madrid en su estadio

Desde su fundación en 1903, los rojiblancos ha pasado por cuatro hogares diferentes. Y ya tienen fecha para la siguiente mudanza: serán titulares de La Peineta en 2017

Actualizado:

Desde su fundación en 1903, el Atleti ha pasado por cuatro hogares diferentes. Y ya tiene fecha para la siguiente mudanza: será titular del estadio de La Peineta en 2017, que ya no se reservará para acoger la celebración de unos Juegos Olímpicos. La austeridad y la solidaridad con el equipo rival formó parte de la seña de identidad de los inicios del club: los rojiblancos no solo compartieron con el Real Madrid la fuente donde celebraron sus títulos; también, el estadio.

El Atlético permaneció en la que fue su primera casa hasta 1913, año en el que el equipo se muda a un solar entre las calles Lope de Rueda, Menorca y Narváez. Allí se levantaría el conocido como Campo de O'Donnell. Precisamente, a escasos 500 metros jugaba ya desde hacía unas semanas el Real Madrid en un estadio homónimo.

Tras unos años en el Barrio de Salamanca, el Atlético hizo en 1923 las maletas rumbo al mítico Estadio Metropolitano, la actual Plaza de la Ciudad de Viena. Albergó los partidos colchoneros hasta 1966, cuando se inauguró el Estadio Vicente Calderón. Entre medias, el Real Madrid se volvió a cruzar en su camino.

Ironías del destino, durante la temporada 1946-47, y cinco partidos de Liga de la 47-48, el Atlético Aviación tuvo que compartir con los blancos el Estadio Metropolitano. El Real Madrid había adquirido en junio de 1944 los terrenos del nuevo Chamartín, que no se inauguró hasta 1947. En octubre comenzaron sus obras y en 1945 se ven obligados a cerrar el viejo Chamartín. Así que durante las obras del nuevo estadio necesitaban otro campo.

El Metropolitano fue levantado como parte de la urbanización Colonia del Metropolitano, que había sido promovida por la división inmobiliaria de lo que hoy en día es Metro de Madrid, de ahí su nombre. Durante la Guerra Civil Española el estadio quedó prácticamente destrozado, al igual que todo el barrio donde se encontraba, por los efectos de los combates realizados en el frente de batalla ubicado en la cercana Ciudad Universitaria.

El ejército adquirió los terrenos para el Patronato de Huérfanos y en 1942 reconstruyó el estadio con el apoyo de Infraestructura Aérea. Estos trabajos los dirigió el arquitectoJavier Barroso, que había sido delantero y portero del primer equipo del Atlético de Madrid en la década de 1920 y posteriormente presidente del club entre 1955 y 1964. Este estadio tenía una capacidad para 35.800 gargantas.

Muchos son los rojiblancos reacios a abandonar ahora el Manzanares para poner rumbo a «La Peineta». Pero si algo «bueno» tiene que el Atlético de Madrid sea el titular del estadio que nunca será olímpico es que podrán decir a sus nietos: «Yo vi al Atleti jugar en el Calderón».