El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, poco antes de intervenir este martes en la CEOE durante su visita oficial a España
El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, poco antes de intervenir este martes en la CEOE durante su visita oficial a España - EFE

Solís cree que la beligerancia de Almagro limita el papel de la OEA en la crisis de Venezuela

El presidente de Costa Rica concluye su visita a España, donde fue recibido por el Rey y Rajoy, y se reunió con empresarios

MadridActualizado:

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, cree que «beligerancia» mostrada por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, respecto a Venezuela, limita el papel que podría desempeñar en la solución de la crisis en ese país.

En un encuentro con un grupo de medios de comunicación celebrado en Casa América, Solís, que ha realizado una visita oficial de dos días a España, respondió a preguntas sobre la situación que vive Venezuela y el Gobierno de Nicolás Maduro, con el que Costa Rica se ha mostrado muy crítico, hasta el punto de haber llamado recientemente a consultas a su encargada de Negocios en Caracas.

«No existen los consensos lo suficientemente sólidos para garantizar que haya una acción unívoca»

El presidente costarricense, aunque señaló que los esfuerzos de diálogo no han dado frutos hasta ahora, apostó por la negociación para tratar de encontrar una salida a la crisis. Sin embargo, reconoció que eso se ve dificultado por las divisiones existentes entre los distintos países latinoamericanos en las organizaciones regionales. «No existen los consensos lo suficientemente sólidos para garantizar que haya una acción unívoca», dijo.

Citó, por ejemplo, la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe), en la que, a su juicio, un grupo de países mantienen su apoyo al Gobierno venezolano y por ello «bloquean» la actuación de ese organismo y de otros Estados que, como Costa Rica, quieren que en Venezuela se respeten los derechos humanos y la separación de poderes y que haya un calendario electoral claro. «Por ello -indicó- no es que haya parálisis, pero prevalece es una ineficacia dada la naturaleza de la crisis».

En cuanto a la OEA, Solís subrayó que «hay que garantizar que tenga un papel creíble» en el escenario venezolano, por lo que afirmó que la «beligerancia» de su secretario general , Luis Almagro, limita su papel en la crisis. Precisó que Costa Rica no «desautoriza» a Almagro, pero insistió en que «es importante que estos procesos se hagan garantizando la serenidad del diálogo».

El mandatario costarricense se refirió también a las relaciones de América Latina con la Administración de Donald Trump, señalando que Estados Unidos, no sólo ahora, sino también antes con Obama las desarrolla más que como bloque, país por país. Rechazó, en cualquier caso, que no haya habido una respuesta firme de los latinoamericanos a la pretensión de Trump de ampliar el muro fronterizo con México, y dijo que, aunque eso es una decisión que corresponde a Estados Unidos, sí se han levantado voces en la región pidiendo que se respeten los derechos de los migrantes.

Relaciones con España

Sobre las relaciones bilaterales con España, las consideró muy positivas y destacó las oportunidades que se ofrecen para las empresas españolas, especialmente en energía solar. Según indicó, Costa Rica, donde casi el cien por cien son ya energías limpias, quiere una diversificiación y ver nuevas opciones como la geotermia y la energía solar, donde las empresas españolas tienen una gran experiencia.

También agradeció el aporte español al tratamiento de aguas residuales, especialmente en San José, donde se ha realizado un proyecto con 400 millones de euros de la cooperación japonesa, pero con tecnología de España.

Durante su estancia en España, Luis Guillermo Solís fue recibido por Su Majestad el Rey, se entrevistó con el presidente del Gobierno, y mantuvo un encuentro con empresarios españoles, entre otras actividades.