Una máquina quita la arena sobrante en la verja fronteriza con México, en California
Una máquina quita la arena sobrante en la verja fronteriza con México, en California - AFP

Trump renuncia a la financiación pública del muro con México

El presidente de Estados Unidos deja de lado, por ahora, su promesa más sonada de campaña para evitar una derrota legislativa y el cierre gubernamental

Corresponsal en Nueva York Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La financiación del muro en la frontera con México, una de las banderas del asalto de Donald Trump a la Casa Blanca, ha vuelto a mostrar cómo el presidente de EE.UU. es capaz de meterse en el personaje de «El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde», la novela de Robert Louis Stevenson. Nada más arrancar esta semana, Trump-Hyde seguía embutido en el traje de campaña y clamaba desde Twitter que «el Muro [la mayúscula se la adjudicó él] es una herramienta muy importante para que las drogas dejen de entrar en nuestro país y de envenenar a nuestros jóvenes (y a muchos otros). Si no se construye, que sí se hará, el problema de la droga nunca se arreglará de la forma adecuada». Cerraba el mensaje con el lema #BuildTheWall («Construye el muro»), que se coreaba en sus mítines electorales.

La realidad del Congreso de EE.UU., sin embargo, es muy diferente a la de las redes sociales. La financiación del muro es uno de los escollos para que se apruebe una ley de gasto que evite el cierre gubernamental. El plazo se acaba este viernes y, ante la perspectiva de una derrota legislativa, ha asomado el Trump-Jekyll, capaz de negociar y hacer concesiones. La víctima inmediata sería el sueño «trumpista» que representa el muro con México, que podría salir agrietado esta semana.

Fuentes de la Casa Blanca deslizaron que el presidente podría contentarse con que la ley de gasto incluya financiación para aumentar la dotación de agentes y de medios tecnológicos en la frontera, en lugar de una mención a la construcción de la infraestructura. El propio Trump dejó caer en una reunión con periodistas de medios conservadores que contemplaba retrasar la aprobación de la financiación del muro hasta septiembre.

La propuesta de Trump es «la más cara y la menos efectiva para la seguridad en la frontera», según el republicano Will Hurd

El problema para el multimillonario neoyorquino es que se encuentra entre la espada y la pared. El levantamiento del muro fue un arma electoral muy efectiva, pero su financiación, que depende del Congreso, es una pesadilla. Muchos legisladores republicanos, entre ellos un buen número en los estados fronterizos con México, se oponen a la construcción del muro. El mejor ejemplo es Will Hurd, republicano de la Cámara de Representantes elegido en un distrito que ocupa casi un tercio de la frontera con México, y donde el muro tendría 1.300 kilómetros de largo. Hurd ha dicho que la propuesta de Trump es «la más cara y la menos efectiva para la seguridad en la frontera».

Otros republicanos de peso también se han opuesto. El senador Lindsey Graham, un crítico habitual de Trump, aseguró a «The Washington Post» que «nunca se construirá un muro de 3.200 kilómetros, punto» y que la infraestructura «se ha convertido en un símbolo de una mejor seguridad en la frontera». Otro senador conservador, Rob Portman, se inclinó por pensar que no habrá una financiación al plan original del muro sino «para la seguridad en la frontera en general».

Chantaje a los demócratas

Trump también contempló el chantaje a los demócratas para conseguir apoyo al muro: si no había dinero para su proyecto faraónico, tampoco lo habría para el pago de las coberturas médicas de Obamacare. Ese plan parece desterrado, porque el precio político de asfixiar a la reforma sanitaria de Obama recaería más en los republicanos que en los demócratas.

Si no hay acuerdo sobre qué dinero y para qué se destina al muro, no hay ley de gasto del Congreso y, como consecuencia, se produce el cierre del Gobierno. Esto supone que miles de funcionarios se quedarán sin sueldo y se cerrarán entidades que dependen de la financiación general, como los parques nacionales. Pero sobre todo, será una bofetada tremenda a la imagen del partido republicano: ostentan el control de la Casa Blanca y mayorías en las dos Cámaras del Congreso, ¿y no son capaces de evitar el cierre de su Gobierno?

La marcha atrás de Trump es obligada. Las elecciones legislativas de 2018 están a la vuelta de la esquina y un cierre gubernamental solo aumentaría la sensación de incapacidad de los republicanos y pondría a los demócratas más cerca de recuperar la Cámara de Representantes. Solo aumentaría la sensación de polarización de los republicanos tras el reciente fracaso en el desmantelamiento de Obamacare, una promesa desde que el anterior presidente la estableciera en 2008 y para la que no fueron capaces de encontrar un reemplazo.

Es posible que muchos estadounidenses se hicieran ayer la misma pregunta: ¿Pero el muro no lo iba a pagar México? Enrique Peña Nieto, el presidente mexicano, lo ha negado hasta la saciedad. Trump insistía el domingo, por Twitter, que «con el tiempo», «de alguna forma», «México pagará». Quizá el Trump-Jekyll tiene otros planes.