La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez (d), junto al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro (i), el lunes en la sede del organismo, en Washington,
La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez (d), junto al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro (i), el lunes en la sede del organismo, en Washington, - EFE

La OEA aumenta la presión sobre Venezuela para que celebre elecciones

La situación política del país sudamericano centra una sesión extraordinaria de la OEA, donde la suspensión de Venezuela todavía no cuenta con suficientes apoyos.

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

Venezuela ha vuelto a ser este martes la protagonista de las discusiones de la Organización de Estados Americanos (OEA), en una sesión especial especial de su consejo permanente para tratar la situación política del estado sudamericano.

Los países miembros se reunieron en la sede de Washington después de una convocatoria realizada la semana pasada por 18 países miembros. En el fondo de la reunión estaban los pasos a dar ante los continuos ataques del Gobierno de Nicolás Maduro a las instituciones democráticas del país y una posible suspensión de Venezuela como miembro de la organización.

Hace dos semanas su secretario general, Luis Almagro, exigió que se iniciara ese proceso para aplicar la Carta Democrática de la organización y promover la suspensión de su pertenencia si no se convocan elecciones generales en Venezuela en un plazo de 30 días, después de los continuos retrasos del Ejecutivo venezolano en la convocatoria de comicios.

La semana pasada, un grupo de 14 estados miembros -que incluían a las principales economías del continente, como EE.UU., Canadá, México, Colombia, Brasil, Argentina o Uruguay- exigieron a través de una declaración que Caracas fije un calendario electoral y que libere a los presos políticos. La suspensión de la pertenencia a la OEA se consideraba entonces como «el último recurso» y se pedía que «antes de esa decisión deben agotarse los esfuerzos diplomáticos en un plazo razonable».

Este martes, cuando todavía no habían arrancado las discusiones, la posibilidad de que se impulsara la suspensión de Venezuela parecía todavía algo lejano, y los miembros prefirieron insistir en la presión pública al Gobierno de Maduro para que celebre las elecciones.

«Nuestro objetivo para esta sesión especial no es la suspensión inmediata»

«Nuestro objetivo para esta sesión especial no es la suspensión inmediata», aseguró a Efe el subsecretario de Estado adjunto de EE.UU. para Latinoamérica, Michael Fitzpatrick. «La sesión de hoy considerará todas las herramientas que tiene disponibles la OEA para ayudar al pueblo de Venezuela, y estamos complacidos de que la mayoría de los estados miembros consideren a la OEA como el foro apropiado para afrontar la grave situación allí», dijo sobre la crisis humanitaria y económica que vive el país.

Otro estado miembro, Uruguay, también dejó clara su negativa a votar a favor de la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela en el caso de que se llegara a plantear. «Nos parece mucho mejor que Venezuela esté dentro de la OEA y no fuera, para ayudarla y ayudar al pueblo venezolano», aseguró desde Montevideo el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa.

Votos necesarios

Para comenzar el proceso de suspensión de Venezuela, se necesitan el voto favorable de la mayoría simple de los miembros, es decir, 18 países. Después de la revisión de las circunstancias que justifican la aplicación de la Carta Democrática, se necesitaría la aquiescencia de 24 países para su aprobación.

La reunión de este martes se produjo a pesar de la oposición de Venezuela, que en la víspera había pedido la suspensión de la reunión especial al considerar que «vulnera las normas que rigen la organización». Este martes, los representantes venezolanos trataron de impedir la celebración de la sesión, ante el aumento de las peticiones entre los países miembros para que se celebren elecciones, lo que calificaron de «injerencia» de una «facción minoritaria».

Sin embargo, fuentes oficiales de EE.UU. se felicitaron de que la dinámica de la región ante Venezuela «está cambiando», como demuestra la declaración de 14 países de la semana pasada y la convocatoria de este martes, y de que «Venezuela ha perdido la mayoría que le daba poder de bloqueo» en la OEA.