Denuncian abusos policiales a menores arrestados en las protestas en Venezuela

Dos ONG condenan las detenciones arbitrarias, torturas y violaciones del debido proceso contra opositores

MadridActualizado:

Acorralado por el aumento de las protestas y la presión internacional para que convoque elecciones, el Gobierno de Nicolás Maduro ha recrudecido la represión contra sus opositores. Con mayor virulencia incluso que en las marchas de principios de 2014, advierten los observadores. Mientras la oposición no parece dispuesta a abandonar la calle, el Gobierno chavista ha detenido este mes a unas 1.500 personas en movilizaciones realizadas en todo el país, de las cuales 800 seguían este martes bajo arresto, según el Foro Penal Venezolano (FPV). En un contexto de «profunda polarización política y marcado deterioro social», Amnistía Internacional alerta además sobre el uso de la justicia para «silenciar» a la oposición.

«Muchos» de los arrestados en las últimas semanas han sufrido «torturas y tratos crueles e inhumanos» por parte de las fuerzas de seguridad, según el FPV. Incluso menores de edad han sido sometidos a «malos tratos y abusos policiales», pero la mayoría no se atreven a denunciarlos por miedo a las represalias, añade esta ONG formada por 200 abogados voluntarios y activistas en el «Reporte sobre la represión del Estado venezolano del 4 al 16 de abril». En esos trece días registraron 538 detenciones en todo el país en el marco de las manifestaciones.

Recurren a un «uso excesivo de perdigones, bombas lacrimógenas y gas pimienta»

El balance de estas casi cuatro semanas de protestas es de 26 muertos (doce en saqueos), 437 heridos y 1.289 detenidos, según informó este martes la Fiscalía venezolana. El Foro Penal verificó que algunas de las víctimas recibieron disparos de balas y perdigones a quemarropa. Entre el 4 y 15 de abril al menos cinco personas murieron en todo el país por armas de fuego en las protestas.

Además de esta represión «desmedida, avalada y ordenada desde el Poder Ejecutivo», los abogados del Foro Penal Venezolano denuncian la «violación» del debido proceso. Tienen registrados casos de civiles procesados por la justicia militar. Seis civiles del estado Lara son vecinos del preso político Leopoldo López en la cárcel militar de Ramo Verde (cerca de Caracas). Amnistía Internacional (AI) considera a López prisionero de conciencia.

Falta de alimentos

En los últimos años, AI asegura que han aumentado las denuncias de detenciones en «manifestaciones pacíficas, tras acusaciones públicas en medios de comunicación o incluso ante protestas espontáneas por falta de comida y medicinas». Así lo refleja en el informe divulgado este miércoles, «Silencio a la fuerza, detenciones arbitrarias por motivos políticos en Venezuela» [ver el informe]. En el país sudamericano, a su juicio, se hace un uso «abusivo y arbitrario» del Derecho Penal para detener y procesar las voces críticas del chavismo.