Theresa May, durante su intervención ante la Cámara de los Comunes este lunes
Theresa May, durante su intervención ante la Cámara de los Comunes este lunes - Reuters

May reconoce que no tiene apoyos suficientes para una tercera votación sobre su acuerdo del Brexit

La primera ministra comparece ante la Cámara de los Comunes tras reunirse con su gabinete

MadridActualizado:

La primera ministra británica, Theresa May, ha reconocido este lunes ante la Cámara de los Comunes que carece de los apoyos suficientes para someter a votación por tercera vez el acuerdo para el Brexit que alcanzó con Bruselas y que ha sido ya rechazado en dos ocasiones por el Parlamento el 15 de enero y el 12 de marzo.

May compareció ante la Cámara después de reunirse con su gabinete y de que el fin de semana se especulara con un complot interno de varios ministros para derribarla.

«Sigo creyendo que el camino correcto es que Reino Unido dejar la UE lo antes posible con acuerdo, ahora el 22 de mayo», señaló en relación a los nuevos plazos dados por los Veintisiete.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, ha aseguado que el acuerdo de May está muerto y que es la hora de que el Parlamento tome el control.

En respuesta a Corbyn, la «premier» ha asegurado que los diputados tienen la obligación de respetar el resultado del referéndum de 2016, en el que se dio el visto bueno al Brexit.

Votación de una moción neutra

Tras descartar la primera ministra que vaya a haber por ahora una tercera votación de su acuerdo, los diputados votarán esta tarde una moción gubernamental neutra que podrán enmendar para determinar cuáles son sus preferencias en cuanto a los siguientes pasos a seguir en el proceso, si bien sus decisiones no será vinculantes.

Al empezar el debate sobre la moción neutra esta tarde, el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, seleccionará las enmiendas que se someterán a votación, de siete que han presentado los diferentes grupos parlamentarios.

La que tiene más posibilidades de prosperar es una multipartida que propone que el miércoles los diputados voten sobre diferentes alternativas no vinculantes en el proceso de Brexit, informa Efe.

May se mostró hoy «escéptica» de que este procedimiento sirva para aclarar las cosas, e invitó a sus colegas conservadores a rechazarla.

Después de que Theresa May pidiera retrasar la salida de su país de la Unión Europea, inicialmente fijado para este 29 de marzo, el resto de miembros del club comunitario acordó que la nueva fecha fuera el 22 de mayo, en el caso de que el Parlamento británico apruebe un acuerdo de retirada, y el 12 de abril si no da su respaldo.